Empresas

Los solteros ganan la batalla del consumismo a los enamorados

Alibaba logra ventas récord de 14.300 millones de dólares en el día oficial contra San Valentín

¿Quién dijo que el día de San Valentín era el día oficial del consumismo? Atrás quedaron los te quieros, las rosas, los bombones y los regalos. Ahora lo que se lleva es “El Día del Soltero”, una jornada que esta semana ha acaparado todo el protagonismo en las compras compulsivas por internet y que ha dejado casi en ridículo el volumen de ventas del día de los enamorados.

Lo que está de moda ahora es ser soltero, o, lo que es lo mismo, quererse a uno mismo. Las cifras lo demuestran, pues durante el pasado miércoles las plataformas del gigante del comercio electrónico Alibaba registraron en China ventas por valor de 14.300 millones de dólares (unos 13.300 millones de euros), una cifra que se ha incrementado en un 50 por ciento respecto al Día del Soltero del año pasado, cuando sus ventas alcanzaron los 9.300 millones de dólares (unos 8.600 millones de euros).

Y es que esta festividad, que se celebra en China cada 11 de noviembre como contraposición a San Valentín, es actualmente el mayor evento de compras online y supera ya a otros fenómenos consumistas como el Black Friday o el Cyber Monday.

La fiebre por las compras no tiene límites y, en este caso, los consumidores chinos lo han demostrado. Durante los primeros 18 segundos de El Día del Soltero, en el que más de 50.000 marcas ofrecieron descuentos en sus productos, las transacciones alcanzaron un volumen de 15,72 millones de dólares (14,2 millones de euros) y tan solo en la primera hora del evento ya sumaban un total de 3.890 millones de dólares (unos 3.600 millones de euros).

Unas cifras astronómicas que generan un gasto medio por persona de unos 227 dólares (unos 211 euros), según la encuesta Nielsen, y unos números que quedan muy por debajo respecto al Día de San Valentín, al menos en España, donde el gasto medio ascendió a los 40 euros, de acuerdo con las cifras del Observatorio Cetelem.

Durante estos últimos meses, las noticias hablaban de una desaceleración en China. Sin embargo, el consumo privado parece no resistirse. Y es que, aunque dicen que el amor todo lo puede, parece que el quererse a sí mismo puede llegar a mover la economía de hasta la mismísima muralla china.

Asun Infante