Noticias

Luchador contra la corrupción vuelve a poner en jaque a Rajoy

Si el gobierno español pensaba que se había librado de su némesis, Pedro J. Ramírez, se equivocó.

El luchador anticorrupción, que el año pasado fue despedido como editor del diario El Mundo, está preparando su regreso con una nueva publicación justo antes de las elecciones de este año. A los 62 años, está empleando 5,3 millones de euros (US$6,1 millones), parte de su indemnización de El Mundo, para financiar parcialmente la creación de El Español, que verá la luz en el otoño europeo.

Si bien Ramírez y sus socios, incluido el ex ejecutivo de News Corp. Alfredo Trivino, están recaudando fondos adicionales de inversores, proyectan mantener el control, para proteger de la presión política a los periodistas de la nueva publicación en la Web.

La vuelta de Ramírez sirve para recordar al primer ministro Mariano Rajoy que los escándalos de corrupción que aquejaron a su administración tienen pocas probabilidades de disiparse antes de que los votantes den su veredicto hacia finales de año. Y Ramírez está poniéndose en forma para incidir en el resultado.

“Habrá cambios muy profundos en la sociedad española”, dijo Ramírez, vestido con sus característicos tiradores, durante una entrevista en su oficina de Madrid. Rajoy y sus colegas del Partido Popular “son muy mediocres, muy egoístas, con una visión muy estrecha y muy poco calificados para la función de liderazgo político”, agregó.

Una portavoz de Rajoy se negó a hacer declaraciones.

Amigo de Aznar

Si bien la sabiduría convencional sugiere que Rajoy podría estar beneficiándose con la expansión de la economía en su nivel más alto en siete años, su partido sigue languideciendo en el tercer puesto en la mayoría de las encuestas, con un apoyo cercano a un mínimo en 22 años.

Ramírez fue simpatizante del PP durante gran parte de su carrera. Después de crear El Mundo en 1989, primero apoyó a su amigo y compañero de paddle José María Aznar como primer ministro en los Noventas y después respaldó dos veces la elección de Mariano Rajoy, aunque ambos nunca mostraron ninguna afinidad pública.

La relación entre Rajoy y Ramírez comenzó a agriarse después de las elecciones de 2011, en tanto El Mundo, el segundo diario más vendido de España, criticaba regularmente el manejo de la crisis económica por parte del gobierno. En enero de 2013, la crítica se intensificó cuando Ramírez comenzó a publicar una serie de artículos detallando la forma en que el ex secretario de Hacienda del PP, Luis Barcenas, había ayudado a manejar un fondo en una caja B secreta para altos funcionarios del partido a lo largo de dos decenios.

Uno de los funcionarios beneficiados que mencionó Barcenas fue Rajoy. Barcenas expuso sus denuncias en una entrevista en primera plana, y el diario también publicó mensajes de texto que el primer ministro había enviado a Barcenas expresando su apoyo mientras el ex funcionario estaba siendo objeto de una investigación penal.

El primer ministro negó las acusaciones en un discurso en el parlamento en el que también atacó a El Mundo. Como consecuencia de la pelea, el gobierno boicoteó la fiesta anual de fin de año de El Mundo.

BLOOMBERG