Economía Entrevistas {DF} Nacional

Luis Ayala: “Contra la pobreza, es más importante garantizar un ingreso que los posibles efectos de desincentivos”

Luis Ayala es catedrático de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos y el responsable de una investigación sobre las necesidades sociales en España elaborada junto con el Observatorio Social de La Caixa. En el informe se habla de pobreza crónica, insatisfacción, estrés y ansiedad, y según Ayala, “los indicadores nos hablan de la eficacia limitada de las políticas que se están desarrollando”.

Vea el informe

Pregunta. ¿En qué consiste la investigación que han realizado?

Respuesta. “Es un proyecto de la Fundación La Caixa dentro de su Observatorio de Necesidades Sociales para definir un sistema de indicadores. Se trata de revisar una serie de dimensiones que tienen que ver con el bienestar económico, empleo salud, educación, vivienda y otras, y en cada una de esas dimensiones definir un sistema de indicadores muy preciso que nos permita evaluar cuál es la situación en cada dimensión, cuál ha sido su evolución, cómo nos comparamos con Europa y qué resultado están teniendo las políticas”.

P. ¿Cómo se pueden concretar los términos que hablan de pobreza?

R. “Para cada una de estas dimensiones de necesidades sociales, lo primero que hacemos es plantearnos una serie de retos específicos. Hay algunos muy definidos, como en el caso de la salud que es tener un nivel básico de salud, o la educación, que es acceder a una educación de calidad, y en el caso de la primera dimensión, que es el bienestar económico y material, nos plateamos tres retos: tener un nivel de ingresos suficiente y estable; tener un equilibrio entre ingresos y gastos; y evitar las situaciones de pobreza. Para cada una de esos retos hemos definido una serie de indicadores donde una parte importante de ellos aluden a situaciones de pobreza y vulnerabilidad”.

“Los niveles de gasto son inferiores y menos eficaces que los de otros países”

P. ¿Qué soluciones plantea este estudio?

R. “Se trata de un informe muy abierto. Nosotros lo que hacemos es definir una serie de indicadores muy sistemáticos para que cada uno pueda construir su propio relato. Construimos también un relato y en la parte final están los indicadores que nos hablan de la eficacia limitada en el caso de España de las políticas que se están desarrollando. Limitadas porque los niveles de gasto son inferiores, no sólo a los de otros países sino a los que nos correspondería según nuestro nivel de renta, y también porque lo que se gasta es menos eficaz que en otros países”.

P. El informe habla de una pobreza crónica, de insatisfacción, estrés y ansiedad. ¿Es tan alarmante?

R. “Son indicadores que hablan de rasgos estructurales de una sociedad y exigen una interpretación estructural. El problema que estamos teniendo, cuando vemos los análisis que se hacen de estos problemas, es que la solución es muy cíclica. Mucha gente confía en que un ciclo económico expansivo, continuado y sólido, va a llevar a estos indicadores a los niveles que había antes de la crisis y eso no es así. No existe ese automatismo. Los indicadores son muy claros de que esa vulnerabilidad es estructural. Ya la había antes de la crisis en la época de las vacas gordas; en la crisis se transforma en un problema muy grande y se ve que en la recuperación no se invierte lo que pasa en la crisis, por tanto hay que ir más allá de la mera interpretación coyuntural e ir a las verdaderas causas estructurales de estos problemas”.

“Los indicadores son muy claros de una vulnerabilidad estructural”

P. ¿Considera adecuado el proyecto de presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez?

R. “Es un acuerdo incipiente, tímido, muy restringido por los equilibrios políticos y por las restricciones de la Unión Europea, pero puede decirse que es un acuerdo que va en cierta dirección de mejora del gasto social, de lucha contra la desigualdad y sobre todo una forma de pobreza que es bastante crónica en nuestro país. Pero es un esfuerzo tímido cuando todavía tenemos una diferencia muy grande con los niveles medios europeos.

“El acuerdo de presupuestos es tímido por los equilibrios políticos y las restricciones de la UE pero va en la buena dirección”

P. ¿No existe riesgo de que el gasto social provoque desincentivar a la población?

R. “Los diferenciales con otros países incluso de renta más baja que España, son todavía muy grandes. Hay que preguntarse cuál es la prioridad, intentar rebajar los muy altos niveles de vulnerabilidad que hay en la sociedad española, o intentar hacerlo de tal manera que los incentivos sean pequeños. Yo me quedaría con la primera opción. En cualquier caso, este problema de los desincentivos, que está muy presente en cualquier el debate sobre gasto social, hay que relativizarlo porque tenemos bastante evidencia de que en general los incentivos son pequeños. En segundo lugar en casi todas las prestaciones monetarias de garantía de ingresos se le pide a las personas beneficiarias que aporten trabajo, que participen en programas de inserción. Y en tercer lugar, sabemos que en países más sólidos en sistemas de protección social y con presión fiscal más alta no existen problemas de incentivos muy grandes. No pasa en Suecia, en Dinamarca, en Finlandia, o pasa en muy poca medida en Francia. Es mucho más importante garantizar un ingreso que ese posible efecto o crear, como dicen muchos, una sociedad de vagos porque no va a ser así”.