Internacional

Magdalena Álvarez dimite como vicepresidenta del BEI

Magdalena Álvarez ha decidido renunciar a su puesto de vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), según anunció este miércoles a la Cadena Ser la exministra, que desvincula la dimisión de su imputación en el caso de los ERE. Álvarez está imputada por la jueza Mercedes Alaya en el caso de los ERE, aunque asegura que esta imputación no ha influido en su decisión, que atribuye a los intentos del Gobierno español de acabar con ella, hasta el punto de que ha pedido formalmente que se vote su destitución en el Consejo de Administración y en el Consejo de Gobernadores del BEI. Su puesto lo ocuparía otro español.

Según la Ser, la renuncia de Magdalena Álvarez es una decisión voluntaria, ya que no está obligada por los estatutos del BEI ni por la normativa española, que respecto a altos cargos en el sector bancario señala que la existencia de imputación no es razón suficiente para dudar de su reputación.

Ha dicho que deja su puesto porque “todo tiene un límite, y la maniobra y la manipulación, el acoso y la campaña del PP también hacen mella en mí”. En una entrevista en la Ser recogida por Servimedia, la exministra trató de desvincular la dimisión de su imputación en el caso de los ERE en Andalucía y aseguró que esa campaña del PP afecta también a la institución europea y sobre todo a España.

Álvarez, quien se mostró convencida de que su inocencia quedará demostrada, indicó que “si ellos no son responsables para quitarme de mi sitio y poner a otra persona” y “están dispuestos a pagar cualquier precio, yo no estoy dispuesta a pagar”.

“No vale la pena mantenerme en un puesto al que tengo derecho y no tengo ningún motivo para dimitir”, dijo la exministra, quien agregó que “no dimito porque esté imputada” y sí “porque Guindos y Rajoy tendrán otra persona que quieren poner en mi cargo”. “Lo quieren para otro y están dispuestos a hacer cualquier cosa, y a mí esto me da hasta miedo”, subrayó. Álvarez aseveró que cuando resultó imputada llamó personalmente al ministro de Economía, Luis de Guindos, y este le dijo: “No te preocupes, tú sigue trabajando que aquí no pasa nada, que sabemos lo que es esto”, a pesar de que “ese era el momento de haberme dicho ‘queremos que te vayas'”.

Además, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sostuvo el pasado mes de marzo que “una imputación no es un motivo para una dimisión”, recordó Álvarez, quien insistió en que su dimisión no obedece a su condición de imputada. En esta línea, defendió que”tenemos que ser coherentes siempre, y también el PP”, por lo que “si pide mi dimisión tendrían que haberse ido todos ellos antes”, y criticó que se le reproche un “daño irreparable” a los intereses de España cuando sus resultados en el BEI en el último año “han sido los mejores”.

“Están buscando sitio desesperadamente por Europa, han visto que este tenía una excusa, podían haber dicho que soy malagueña. La imputación es una buena excusa, pero una excusa que cronológicamente no encaja para nada”, agregó.

Servimedia