Política Sectores

Manos ha presentado hoy una querella contra el pequeño Nicolás que incluye al policía municipal que trasladó al joven a Lugo

El sindicato de funcionarios Manos Limpias ha presentado este martes una querella contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el ‘pequeño Nicolás’, por delitos de falsedad pública, usurpación de funciones públicas, revelación de secretos e intrusismo después de que se hiciera pasar por asesor del Gobierno con presunta documentación falsa.

En la querella, a la que tuvo acceso Europa Press, se incluye a Emilio García Grandes, el policía municipal que trasladó al joven de 20 años a Lugo. Manos Limpias imputa al agente, que estaba de libranza, la comisión de un presunto delito de malversación.

En el escrito, el sindicato señala que se tiene constancia de que, al menos desde 2013, el pequeño Nicolás vino desenvolviendo “una intensa actividad en actos públicos, con presencia en ellos de altas personalidades de la vida pública de este país así como con personas de alta dirección de sociedades financieras de la vida económica”.

“En el desarrollo de dicha actividad, en la que se hacía pasar por poseedor de diversos cargos dentro de la vida política y en ocasiones iba acompañado por el escolta del coordinador general de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Emilio García Grandes, se servía de chóferes y vehículos oficiales de alta gama, como el todoterreno perteneciente a la Policía Municipal de Madrid, en concreto del Grupo de Escoltas y Protección”, señala.

Manos Limpias pide al juez que cite como testigos al presidente de este sindicato, Miguel Bernad, al exinspector jefe de la Policía Municipal de Madrid Emilio Monteagudo y al presidente de CEIM, Arturo Fernández, entre otros.

También requiere al Ayuntamiento de Madrid para que informe a este Juzgado sobre la entrega del padrón municipal de Francisco Nicolás, así como de la investigación que ha abierto para determinar cómo fue posible que se utilizara el vehículo del cuerpo local para uso de este joven.

 

EUROPA PRESS