Política Sectores

Mas deja paso a Puigdemont para dar continuidad al Process

A poco más de 24 horas de que finalice el plazo para lograr una investidura en Cataluña, Junts pel Sí y la CUP han llegado a un acuerdo. El primero en anunciarlo ha sido el presidente de ANC, Jordi Sànchez, a través de su cuenta de Twitter: “El hilo de esperanza ha culminado con éxito. Hay acuerdo. ¡Tendremos Govern y estabilidad! Ahora a trabajar duro para alcanzar la independencia”.

Antes de ello, la noticia era un secreto a voces y más después de que el Presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, anunciase una comparecencia de urgencia. Y ha sido él quien ha hecho público el nombre definitivo del que ocupará la presidencia del Govern: “el parlamento de Cataluña va a investir en la primera votación (mañana) al candidato que yo proponga de JxSí”, el alcalde de Girona, Carles Puigdemont.

Además, Artur Mas también ha anunciado que no se va a “presentar como candidato para JxSÍ a la reelección a la presidencia de la Generalitat”, una decisión que, según el propio Mas, es “muy dolorosa” y no “agradable”, pero está”muy tranquilo”.

Aun con todo, explica que no se retira de la política, sino que lo hace de un “cargo directo” porque continuará a disposición del futuro presidente de la Generalitat y del conjunto del país. “Si me necesitan, estaré a su disposición”, manifiesta.

La CUP ha dado su apoyo a la coalición independentista y se compromete a no votar a favor de los partidos opositores y, por su parte, Junts pel Sí se compromete a incorporar a la dinámica parlamentaria a dos diputados del partido.

Con ello, Cataluña seguirá adelante con el proceso independentista porque, lo fundamental para ello es “que haya estabilidad, que podamos empezar a trabajar, asumir errores” porque “nada se puede construir nada en la vida, y menos un proceso soberanista, a base de restas, vetos”. Se tiene que hacer a base de sumas.

Una decisión ‘in extremis’

“La decisión vino a raíz de los movimientos de última hora”, ha declarado Artur Mas, y esta tiene, como todas, “una serie de costes y beneficios”, pero afirma estar muy convencido de que “estos beneficios superan los costes que existen. Son costes políticos, personales, pero los beneficios superan los costes, y mucho”.

“Cuando comprendí que este acuerdo es bueno para el país” afirmó Mas, “vi que sí que había una fisura para abrir la puerta” cerrada por la CUP y evitar que Cataluña volviese a convocar elecciones porque acudir a las urnas de nuevo “no era la mejor solución, era la peor”.

Una decisión que se tomó ‘in extremis’ porque, como afirma Mas, Govern tenía todo preparado para convocar elecciones.

Yasmina Pena