Sectores

Más del 80% de los españoles se preocupa por mantener una dieta sana

Más del 80% de los españoles está preocupado por mantener una alimentación sana y, además, a un 82,5 por ciento les gustaría hacer más deporte, según se desprende de la ’10ª Edición del Panel Herbalife sobre Hábitos de Vida Saludable de los Españoles’, elaborado por el instituto Sondea para Herbalife, a una muestra de 2.072 personas.

El objetivo de la investigación ha sido conocer  los hábitos cotidianos de la población, focalizando en la alimentación y la práctica de deporte, el conocimiento y la información de los españoles en torno a la vida saludable y cómo ha cambiado la forma de alimentarse en relación a las generaciones anteriores. Los datos han mostrado que los españoles tienen acceso a un gran volumen de información sobre hábitos de alimentación y vida saludable y se consideran informados y conocedores de los pasos a seguir para mantenerse sanos. No obstante, un 60,4 por ciento de los encuestados reconoce que se alimenta peor que sus generaciones anteriores.

De hecho, son las mujeres quienes, en mayor medida que los hombres, tiene un conocimiento más amplio sobre nutrición, aunque más de la mitad de los españoles (56%) afirma tener un conocimiento suficiente sobre hábitos de vida saludables. A pesar de ello, el 36 por ciento de los españoles, considera no llevar una alimentación sana.

El motivo, tal y como han señalado los expertos de Herbalife, es la “tentación” que supone los alimentos poco saludables, que en lugar de evitarse se anteponen a los productos que habría que incluir en la dieta con mayor frecuencia, como la fruta. Y es que, prosiguen, la tentación de lo prohibido, unido a la “complicación” de elaborar un plato de comida sana, hace que los españoles cada vez más se alimenten peor.

“Los ritmos han cambiado, vivimos a toda prisa y descuidamos aspectos fundamentales para la salud como la alimentación y el sueño. Comemos cualquier cosa, sin pensar en la calidad de los alimentos ni en combinarlos de manera equilibrada, no nos preocupa el valor nutricional de la comida, solo saciar nuestro apetito e incluso buscar en ello una pequeña recompensa o placer que nos ayude a soportar el estrés”, ha analizado el especialista en Medicina Deportiva y miembro del Consejo Asesor de Nutrición de Herbalife Internacional, Julián Álvarez.

Con respecto a la calidad y origen de los alimentos que se encuentran en las tiendas de España, un 45,9% de las personas preguntadas en el ’10º Panel sobre Hábitos de Vida Saludable’ confían plenamente en estos productos, siendo los hombres y las personas de mayor edad quienes mayor confianza muestran. En el lado opuesto se encuentra el 18,4 por ciento de españoles que confía poco o nada en los alimentos que compran.

Ahora bien, a pesar de que la alimentación se resienta con el paso de las generaciones, el 83,4 por ciento de los españoles declara que intenta incorporar a su vida una dieta más saludable. Y es que, un 83,1 por ciento de la población del país se considera realmente preocupada por llevar una alimentación sana. Las cifras descienden cuando se habla de la práctica de ejercicio físico, ya que sólo la mitad de los encuestados siente encontrarse en buena forma y otro tanto asegura realizar alguna actividad deportiva regularmente, un 50,1 por ciento y un 55,6 por ciento, respectivamente.

A la hora de comer, en casa o en el lugar de trabajo, más de 8 de cada 10 españoles, prefiere la comida preparada en el hogar. En este sentido, sólo un 8 por ciento asegura comer en restaurantes los días laborables, aunque, durante el fin de semana este porcentaje se eleva hasta el 17 por ciento.

Además, y pese a que una gran mayoría de españoles asegura comer platos cocinados en casa, el 73,4 por ciento opina que comen más platos precocinados que la generación de sus padres. Según el tipo de alimentos, los españoles opinan que consumen más platos precocinados (65,5%), más comida envasada o conservas (60,2%), más dulces, bollería o repostería (59,2%) y más cereales (43,1%) que sus padres a su edad; sin embargo piensan que comen menos sopas y guisos (42,7%), legumbres (41,6%), verdura (35,2%) y menos fruta (34,36%) que sus progenitores.

Finalmente, los españoles preguntados piensan que consumen más calorías (68,1%) y llevan una vida más sedentaria (67,9%) que quienes les preceden. En definitiva, el 60,4 por ciento de la población cree que come peor que la generación de sus padres.

EUROPA PRESS