Opinión

Medio siglo de la ausencia del creador de Banca March

52 años se cumplen de la muerte del empresario y financiero español, Juan March, que creó en 1926 Banca March con el objetivo de poder financiar sus negocios. Primeramente el comerciante que Marcha llevaba dentro se lucró en el sector de la ganadería porcina, más tarde las ganancias las reinvertiría en comprar tierras en Mallorca y revenderlas divididas a pequeños ganaderos y agricultores. Pero no sería el sector al que se dedicaría. Más tarde, en 1906, compró parte de una fábrica de tabaco en Argelia y traería de manera clandestina tabaco a Baleares vía marítima para después venderlo en la costa levantina. Conseguiría el monopolio del tabaco en Marruecos y España en 1911 lo que multiplicaría sus negocios comerciales. Como emprendedor compró acciones del tranvía de Mallorca, crearía también la compañía transmediterránea y también invertiría en el sector petrolífero.

Simpatizante liberal, fue perseguido por la II República porque no había querido colaborar con ellos monetariamente, a cambio, lo que le ofrecían era no tocar sus negocios cuando los republicanos llegaran al poder. March fue encarcelado en la cárcel modelo de Madrid en 1932 por unas culpas que nunca pudieron probarse, pues el origen ilícito de su fortuna no pudo ser demostrado. Compró los periódicos prorepublicanos: Madrid Luz, El Sol y La Voz desde los que alzó la voz contra el Gobierno de Azaña.

Al final escapó de la cárcel, fue a Gibraltar y de allí pasó a Francia, desde donde colaboró económicamente en la sublevación de los militares que traerían consigo el germen de la Guerra Civil Española.

En 1955 creó la Fundación March para promover la ciencia y la cultura, dotada con 300 millones de pesetas y 1,2 millones de dólares.

Actualmente, Banca March cerró 2013 con un beneficio neto atribuido de 57,8 millones de euros, frente a las pérdidas de 141,8 millones de hace un año. Y con un ratio de morosidad a cierre de 2013 se situó en el 5,5% frente al 13,6% del sistema.