Empresas

Mente sana in corpore sano

La venta de artículos deportivos creció un 5,9% hasta los 6.234 millones

Una filosofía de vida. El deporte elimina estrés, ayuda a afrontar el día con energía y alarga la vida. Su práctica aumenta con la llegada del verano, aunque muchas personas la mantienen durante todo el año.

Cada vez son más los que abandonan el sedentarismo para unirse al club de personas activas. Cambian el sofá por el gimnasio, las zapatillas de running o la bicicleta. Esta última es una de las actividades más practicadas en los últimos tiempos, tanto que las ventas se incrementaron un 23,6% hasta los 1.471 millones de euros y las de los artículos deportivos, en general, un 5,9% hasta los 6.234 millones.

Y es que la facturación del sector ciclista creció 8,2 puntos porcentuales en 2015 y principalmente en el caso de las eléctricas ya que lo hicieron un 56%. Pero este crecimiento también se aplicó a las de carretera, que lo hicieron un 26%.

El mayor número de deportistas ha tenido repercusiones positivas en el empleo del sector, que ha crecido 12,7 puntos porcentuales, muy por encima de la media, gracias a las 3.048 tiendas operativas que hay en nuestro país, un 8,74% más en tasa interanual.

Las bicicletas completas representaron casi la mitad de las ventas, un 42,36% del total, los componentes un 35,9% y el textil deportivo un 6,51%. Además, las primeras experimentaron un crecimiento del 1,4%.

Tercera partida de gasto

El deporte es ya la tercera partida de gasto. Según el Observatorio Cetelem, el 13,8% de los encuestados tiene previsto invertir en salud, sólo por detrás del turismo y de la tecnología con un 25,8 y un 15,2% respectivamente.

Esa es la intención de los españoles y tienen la posibilidad de invertir en ello porque el porcentaje de aquellos que consiguieron ahorrar en mayo creció un 1,9% hasta los 32,5 puntos. Y es que la valoración de la situación personal continúa siendo mejor que la general. La primera de ella alcanza los 5,78 puntos y la segunda 4,54, una diferencia que se rebajó 1,24 puntos respecto al mes anterior.

Aun con todo, las perspectivas a largo plazo continúan estancadas. El 48,9% de los encuestados opinan que la economía permanecerá estable, cifra que crece desde el 46,8% del mes de abril pero baja desde los 50,2 puntos de mayo del pasado año. Aun así, es la única que aumenta en tasa interanual porque aunque el porcentaje de aquellos que consideran que empeorará cae cuatro décimas hasta los 23 puntos, también lo hace los que consideran que mejorará.