Edición Limitada

Mercados Gastronómicos una tendencia en auge

En España, el punto de arranque de este fenómeno fue el barcelonés mercado de La Boquería. Un espacio donde los restaurantes populares, conocidos como paradas, aprovechan la proximidad al producto para elaborar platos sencillos de gran calidad.

Ubicado en un edificio considerado Bien de Interés Cultural, el madrileño Mercado de San Miguel alberga más de una treintena de puestos y bares. Su interesante propuesta, destinada a revitalizar este mercado tradicional, sentó las bases de un modelo de negocio que une gastronomía y turismo con muy buenos resultados. El mercado, situado en pleno centro de la capital, ofrece a los paladares más sibaritas los mejores productos de la gastronomía local.

En el antiguo mercado de abastos de Valencia, el Mercado de Colón, un espacio modernista, elegante y luminoso, podemos encontrar productos frescos, degustar tapas variadas o disfrutar de una gran cena. Rodeado de puestos de verdura, fruta, carne, pescados o productos gourmet, hallamos el restaurante Central Bar, incluido en la guía MICHELIN. En él Ricard Camarena, cuyo restaurante homónimo posee una estrella MICHELIN, nos ofrece una cocina de mercado, interesantes sugerencias y… ¡sabrosos bocadillos!

Marcos Cerqueiro y Iago Pazos sorprendieron en 2009 con su original Taberna Abastos 2.0 en el Mercado de Abastos de Santiago de Compostela. Su mesa única y su producto excepcional y de gran nivel, así como la estética actual de su local que ocupa seis casetas del mercado, les han hecho merecedores de aparecer consecutivamente varios años en la guía MICHELIN.

Basado en un modelo similar, en 2014 abrió sus puertas el Mercado da Ribera en Lisboa. Este mercado minorista, reconvertido en espacio gastronómico, ha pasado a ser uno de los lugares predilectos de los amantes de la buena cocina lisboeta. Algunos de los mejores restaurantes de la capital lusa, varios de ellos galardonados con estrella MICHELIN, disponen de pequeñas filiales en el espacio, lo que permite a los visitantes disfrutar de grandes platos a precios muy económicos. Alexandre Silva y Henrique Sá Pessoa son algunos de los cocineros de la guía MICHELIN que podemos encontrar en él.

Este  tipo de iniciativas revitalizan el turismo de las ciudades con una oferta gastronómica cada vez  más atractiva y de mayor calidad. Mercados como el de Santa Catalina (Barcelona), San Agustín (Toledo), Victoria (Córdoba), Lonja de Barranco (Sevilla), Estación Gourmet (Valladolid), Mercado del Puerto (Las Palmas de Gran Canarias) o el de La Merced en Málaga, son otros ejemplos representativos del creciente desarrollo de este fenómeno.