Nacional Política PYMES Sectores

Miguel Ferre “Los contribuyentes de menos de 30.000 euros son los que más van a notar la rebaja del IRPF”

El Gobierno está dispuesto a aprobar nuevas reducciones si la carga fiscal supera el 38 – 39 por ciento

La reducción de las retenciones del IRPF aprobada por Real Decreto Ley en Consejo de Ministros el pasado viernes tendrá su mayor impacto en las rentas medias y bajas de nuestro país. En concreto “los contribuyentes de menos de 30.000 euros son los que más van a notar la rebaja fiscal”, así lo ha afirmado esta tarde el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, en una entrevista concedida al programa Pulso Empresarial de Gestiona Radio.

Ferre ha explicado que, en contra de las críticas de los grupos de la oposición, la reforma “es una palanca que va a acelerar la actividad” y que se ha realizado en base a “razones de equidad y eficacia económica”. Asimismo está dirigida precisamente a favorecer a esas rentas medias y bajas ya que “son  las que tienen mayor capacidad generar actividad económica  y producir un efecto positivo con sus decisiones de ahorro, consumo e inversión”.

El momento elegido por el Ejecutivo no ha sido casual. La recaudación en España se ha incrementado hasta el mes de mayo a un ritmo del 7,4 por ciento lo que ha permitido que “las bases imponibles crezcan y se produzca un excedente presupuestario que ha posibilitado el adelanto”. Respecto a la contrapartida de la rebaja fiscal que si bien supone una inyección a la economía dejará de aportar a las arcas de Hacienda 1.500 millones de euros, Ferre ha explicado que serán “la recuperación del consumo y de la actividad económica” las que permitan el equilibrio en las cuentas.  

Con el adelanto de la reforma fiscal se fija para 2016 una tarifa definitiva de entre el 19 y 45 por ciento. Mientras, en lo que queda de año, se aplicará una tarifa intermedia de entre el 19,50 por ciento y 46 por ciento. Además, serán 1.600.000 contribuyentes los que dejarán de tributar por IRPF, de los cuales a 750.000, según los cálculos del fisco, no se les practicarán retenciones ya que sus ingresos se encuentran por debajo de los 12.000 euros.

El secretario de Estado ha apuntado a que desde el Gobierno no se descartan nuevas reducciones. Todo dependerá de si se supera el nivel de carga fiscal de España que “no debe pasar -incluidas cotizaciones sociales- de una cifra del 38 – 39 por ciento del PIB. Cuando se produzca un excedente sobre ese objetivo si hay que hacer rebajas adicionales se harán”.

No hay riesgo para la estabilidad presupuestaria

“En absoluto”. Así de tajante se ha mostrado Ferre con respecto al posible efecto negativo que pudiera derivarse sobre el cumplimiento del objetivo de déficit para el conjunto de las Administraciones Públicas fijado para este año en el -4,2 por ciento y en el -2,8 por ciento para 2016.

El secretario de Estado de Hacienda también se ha referido a la reducción del 4,4 por ciento de techo de gasto para 2016, aprobado por el Consejo de Ministros del pasado viernes y que se discute hoy en el Congreso, “lo que se va a producir es una contención del gasto público, no son recortes adicionales”. Y ha apostillado que “su peso relativo se va a reducir de forma natural porque la actividad económica va a crecer”. Un techo de gasto que finalmente se ha establecido en 123.394 millones de euros en el que se reducen las aportaciones destinadas al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) por la caída del número de desempleados y se incrementan las partidas de Seguridad Social, mutualidades, lucha contra el fraude o educación.

Autónomos y micromecenazgo

Con respecto a la rebaja de las retenciones de los autónomos al 15 por ciento, Ferre ha puesto de manifiesto una vez más el apoyo del Gobierno a un colectivo que genera 1 de cada 3 puestos de trabajo “queremos que se produzca una inyección de liquidez entre los autónomos para que puedan tomar decisiones de ampliar el negocio y contratar nuevos trabajadores”. Tal y como ha explicado serán  800.000 los autónomos que se beneficiarán de un ahorro de 263 euros de media en lo que queda de año.

Otra de las actividades que se está viendo beneficiada por los nuevos incentivos fiscales es el micromecenazgo, cuyo objetivo es logar la estabilidad vía mecenazgo privado en la financiación de proyectos empresariales, especialmente de pequeñas y medianas empresas. Las donaciones tendrán una devolución del 50 por ciento en 2015 y del 75 por ciento en 2016. Aunque por el momento en Hacienda “no disponemos de datos estrictos, sí sabemos por la Asociación Española de fundaciones que se ha producido un crecimiento positivo de las  donaciones de pequeña cuantía”.

Ferre también ha hecho un guiño al sector del cine y audiovisual que ha considerado clave por “el efecto positivo” sobre la economía y el empleo. Con los estímulos fiscales queremos “conseguir que España sea un auténtico plató”.