Destacado Economía Nacional

Montero garantiza que el salario mínimo no repercutirá en las bases de cotización de los autónomos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, garantizó este martes que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 900 euros que el Gobierno ha pactado con Unidos Podemos no repercutirá en un incremento de las bases mínimas de cotización de los autónomos, por lo que no aumentará los costes laborales.

En una entrevista en Onda Cero recogida por Servimedia, Montero indicó que además a las pymes se les bajará el Impuesto de Sociedades en compensación a la subida del SMI, pero que “es de justicia” que los trabajadores puedan cobrar al menos 900 euros.

En concreto, la titular de Hacienda indicó que el Gobierno trabaja en una reforma para el sistema de cotización de los autónomos para que puedan pagar la cuota en base a los ingresos reales y que, en las bases mínimas de cotización, se hará una excepción para que la subida del SMI no repercuta en las bases de cotización de los autónomos.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autonómos (ATA), Lorenzo Amor, mostró este martes su “preocupación” por el acuerdo alcanzado por el Gobierno con Unidos Podemos y por el Plan Presupuestario remitido a Bruselas, al considerar sobre la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 900 euros en 2019 que “no se puede subir los costes laborales un 22,3% en un solo año”.

Para Amor, “frente a lo que se dice de que no afectarán a autónomos y trabajadores”, algunas de las medidas contempladas en el acuerdo suponen “un duro palo, un sablazo a los autónomos”. En concreto, el presidente de ATA explicó que “los costes laborales de más de un millón de autónomos que generan empleo van a verse incrementados un 22%, lo que sube el SMI, y lo que suben las bases mínimas de cotización”.

En este sentido Amor opinó que “los salarios tienen que subir y hay que subir los más bajos, el SMI tiene que subir, pero lo que no se puede es subir un 22% el SMI en un solo año”, poniendo como ejemplo que la medida supondrá que un autónomo que tenga un trabajador contratado vea incrementarse sus costes laborales en 3.000 euros en un solo año. “Eso no hay quien lo aguante”, añadió.

La ministra ha asegurado que “no se preocupen los pequeños empresarios”, afirmó la ministra, para añadir que se les compensará con la bajada del Impuesto de Sociedades y que, además de que el SMI pueda incrementar el consumo, el objetivo es que la contribución de la subida del SMI “sea capaz de sanear en parte las cuentas públicas de la Seguridad Social”.

DIÉSEL

La ministra también se refirió a la subida del impuesto al diésel para recalcar que no la pagarán los transportistas ni aquellos trabajadores que “necesitan el volante” para hacer su trabajo. En este sentido, destacó que el objetivo de esta medida es, por una parte, ayudar a mejorar el medio ambiente y, por otro, usarlo como elemento de orientación a la industria del automóvil.

En esta línea, destacó que “la demanda de coches que utilicen combustibles tradicionales va a caer en picado” en los próximos años y que el objetivo es “inducir al consumo de vehículos híbridos y eléctricos” y que la industria automovilística rebaje los precios de este tipo de vehículos. Para ello, indicó, en 2020 se destinará el 30% de la recaudación de este impuesto a ayudas para facilitar la movilidad eléctrica.

RESPUESTA DE BRUSELAS

En cuanto al veredicto de la Comisión Europea sobre el Plan Presupuestario remitido ayer, Montero se mostró optimista, destacando que el acuerdo cumple con el compromiso con los ciudadanos así como con la consolidación fiscal y los compromisos con Europa.

Además, la ministra, que señaló que la respuesta de la Comisión Europa no llegará en menos de 15 días, destacó que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) validó ayer las previsiones incluidas en el Plan.