Nacional Noticias Política

Montero pedirá a Bruselas que una eventual devolución del impuesto de las hipotecas no impacte en el déficit público

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró este martes que el Gobierno hablará con Bruselas para que la devolución a los clientes de hipotecas del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD) no impacte en el déficit público en caso de que el Tribunal Supremo decida que el impuesto debe ser pagado por las entidades financieras, lo que implicará que primero las comunidades autónomas lo devuelvan a los clientes de los bancos.

Así lo señaló durante su intervención en el Foro Cinco Días, en el que se mostró expectante por conocer la decisión del Supremo, aunque, en todo caso, señaló que el Ejecutivo “tiene preparado todo su plan para que en caso de que la decisión vaya en los términos en los que se pronunció el Supremo se puedan coordinar las actuaciones con las comunidades autónomas”, que al ser quienes cobraron dicho tributo, en principio deberían ser quienes lo devuelvan.

En este sentido, la titular de Hacienda informó de que el impacto calculado por las comunidades autónomas sobre la devolución de este impuesto sería de 5.000 millones en caso de que la sentencia se aplique con una retroactividad de cuatro años.

Así, la ministra indicó la necesidad de dialogar con las entidades financieras para acordar el procedimiento por el que estas a su vez pagarían el impuesto, y resaltó que, al tratarse de “una situación temporal”, el Gobierno hablará con la Comisión Europea para que la devolución del impuesto no impacte en el déficit, ya que supondría cuatro o cinco décimas adicionales de déficit, “que pondrían en riesgo la salida del procedimiento de déficit excesivo”.

RETENCIONES POR MATERNIDAD

Montero también se refirió a las devoluciones que la Agencia Tributaria tendrá que hacer por las cantidades indebidamente retenidas en el IRPF por permisos de maternidad y paternidad. Sobre este punto, la ministra señaló que según la AEAT la cantidad a devolver será de unos 1.100 o 1.200 millones de euros en función de las reclamacioens que se presenten.

Así, indicó que se está trabajando en el formato de reclamación “para hacerlo homologable en todo el Estado” y que estará disponible “en unos días”.