Nacional Política Sectores

Montilla se ofrece a ser testigo de la defensa de Mas

El expresidente de la Generalitat de Cataluña y portavoz de la Entesa pel Progrés de Catalunya, José Montilla, se ha ofrecido a ser testigo de la defensa de Artur Mas en la causa contra él por las querellas presentadas por el proceso participativo del 9N, que el TSJC ha admitido a trámite pero sólo las que le acusan de desobediencia.

Según ha informado el TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Cataluña), sólo se han admitido las querellas que constatan este delito y que van contra el presidente; contra la vicepresidenta, Joana Ortega, y contra la consellera de Enseñanza, Irene Rigau. Además de admitirlas a trámite, el tribunal ha decidido que todos estos procedimientos se acumulen en la querella más antigua, que es la presentada por Manos Limpias.

En una entrevista concedida a Europa Press, Montilla ha tachado de “error político y jurídico” la querella contra el también expresidente catalán. “No hay razones ni políticas ni jurídicas para esto. Lo digo yo, que no participé en la consulta, que soy contrario a cómo estaba planteada y que no comparto los objetivos ni la hoja de ruta de los convocantes”, ha explicado.

Montilla ha criticado la querella contra Artur Mas por motivos políticos y jurídicos. Con respecto a los primeros, señala que “lo único que hace” la querella es “dar argumentos al independentismo y también facilitar la campaña de Artur Mas”.

Ha asegurado que también se opone por “argumentos jurídicos de fondo”, porque el 9 de noviembre no se celebró una consulta acorde con la ley de consultas, con un censo y la intervención de la administración, ni tampoco hubo “una notificación ad hoc con determinadas advertencias” por parte del Tribunal Constitucional a Artur Mas.

“La prueba es que la interposición de la querella no fue nada pacífica, los fiscales se resistieron, poco sospechosos ellos de ser independentistas”, ha añadido.

Montilla ha explicado que por estos motivos ya ofreció su apoyo a Mas. “Me ofrecí a ser testigo de la defensa en caso de que fuera encausado, porque no hay razones ni políticas ni jurídicas para esto”, ha concluido.

EUROPA PRESS