Política Sectores

Montoro rinde armas ante Bruselas y no habrá bajada del IVA

Sin embargo promete una nueva bajada del IRPF y culminar la del Impuesto de Sociedades

A diferencia de funcionarios y pensionistas, no habrá recompensa en el esfuerzo realizado por pymes y autónomos estos años atrás. “No vamos a hacer ninguna modificación porque nos estamos ateniendo a un guión que está ya preestablecido”, de este modo el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, daba al traste con las expectativas de una posible bajada del IVA, especialmente en aquellos sectores en los que al principio de la legislatura se les aumentó en 13 puntos porcentuales (del 8 al 21 por ciento).

Y todo pese al incremento por encima del 11 por ciento en la recaudación del IVA procedente de las pymes el pasado mes de julio y que que avanzaba el propio ministro durante la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2016, y de un escenario de previsión de ingresos tributarios “que va a quedar superado”.

El adelanto de la rebaja del IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas) ha generado, en palabras del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, “un efecto de liquidez potentísimo” que repercute directamente en la dinamización de la economía real. Lo que unido a los 600.000 nuevos puestos de trabajo con los que cerrará 2015, permitirá que “el Gobierno apueste por seguir bajando impuestos”, puntualizaba Montoro. En concreto serán Sociedades e IRPF los dos de los que colgará el cartel de ‘rebajas’.

Si bien los PGE sí incluyen el segundo tramo de la reducción del Impuesto de Sociedades al 25 por ciento (actualmente en el 28 por ciento) para las grandes empresas y del 20 por ciento (actualmente en el 25 por ciento) para las pymes que se acojan a las nuevas deducciones fiscales que, cabe recordar se aprobaron en la Reforma Fiscal de noviembre de 2014, Montoro no ha concretado ni el fondo ni la forma de la nueva y posible disminución del IRPF “volveremos a bajar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas acorde con la política que ya hemos adelantado en 2015 y en función del margen presupuestario que exista”.

Más de 7.400 millones de ingresos por impuestos

Rebajar los impuestos y conseguir que la presión fiscal no aumente en España ha sido, y es, una de las aspiraciones de un Gobierno que está llevando a cabo “la misma política que en 2004”. Una premisa que también se ha tenido en cuenta por el Ejecutivo a la hora de fijar las previsiones de ingresos tributarios. El fisco prevé recaudar un total de 193.520 millones de euros en 2016, o lo que es lo mismo, un 4 por ciento más que lo presupuestado para este ejercicio. Y no se deberá a nuevas subidas de tipos impositivos sino “al crecimiento de las bases imponibles agregadas sobre los diferentes tributos” ha puntualizado Miguel Ferre; es decir, al haber más cotizantes, más empresas y más consumo, la recaudación aumenta.

La mayor parte de la tarta provendrá, precisamente, de la recaudación por IRPF, serán 75.432 millones de euros (3,4 por ciento más) lo que el Gobierno estima para esta partida. Le siguen en cuantía el IVA con 62.663 millones de euros de recaudación (+ 4 por ciento), Impuesto de Sociedades para el que Hacienda estima unos ingresos de 24.868 millones de euros (+ 5,5 por ciento) e impuestos especiales cuyo incremento porcentual es tan sólo del 0,8 por ciento hasta, los 20.053 millones de euros.

PG_Ingresos2                   PGE_Ingresos

La recaudación se mantiene con creces

No obstante, los crecimientos porcentuales estimados por el Gobierno podrían resultar menos optimistas, si atendemos al avance de liquidación de los primeros seis meses del año y que, de seguir así, superarán con creces las previsiones. Prueba de ello es la recaudación por IVA. Hasta el mes de junio Hacienda ha recibido un total de 59.920 millones de euros, apenas 340 millones por debajo de lo presupuestado, y un 6,7 por ciento más que el ejercicio de 2014.

Ocurre lo mismo con el Impuesto de Sociedades, por el que las empresas han desembolsado 22.604 millones de euros (20,8 por ciento más que en 2014), lo que pone la meta prevista para el cierre del ejercicio a tan solo 973 millones de euros. Cabe destacar en este apartado el avance del 19,1 por ciento en las aportaciones de las pymes (1.900 millones de euros) con respecto a 2014, mientras que las grandes empresas lo hicieron en un 18,7 por ciento (18.878 millones de euros).

Lo que no arroja datos positivos es la recaudación por IRPF, que cae un -1,6 por ciento situándose en 71.467 millones de euros, mientras que el año inmediatamente anterior cerró en 72.663 millones. Minoración que tal y como ha explicado el ministro de Hacienda, “se debe principalmente a los efectos de la reforma fiscal”.

Fuente gráficos: Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas