Política

Mutua Madrileña y Camino Card lanzan la primera tarjeta con seguro y descuentos para el peregrino

Mutua Madrileña y Camino Card crean la primera tarjeta pensada para que el peregrino que recorra el Camino de Santiago, disfrute en el mismo soporte de un seguro de accidentes y asistencia sanitaria, así como descuentos de hasta un 20% en más de 600 establecimientos.

“Queremos que la tarjeta Camino Card, de carácter personal e intransferible, sirva para que la gente que se encuentre el peregrino durante su recorrido le ayude a hacer el Camino”, explicó la directora de comunicación de esta empresa de origen asturiano, Begoña Panea, durante una comida con periodistas en Madrid.

El objetivo es dotar al peregrino de “una herramienta personalizada, con una identidad muy clara y unos servicios y ventajas relacionados con sus propias motivaciones”, explican desde la compañía.

Existen tres tipos de tarjeta, pensada en función de la duración del viaje, con una primera opción de 7 días con un coste de 10 euros, una segunda de 15 días por 15 euros, y finalmente, un servicio máximo de 30 días disponible por 25 euros.

Teniendo en cuenta que el 49% de los peregrinos que realizan el Camino son extranjeros, este servicio está dirigido a todos los viajeros sin importar su nacionalidad, por lo que tanto las informaciones como la asistencia telefónica se presta en español, inglés y francés. Tampoco tiene límite de edad y el precio es único para niños y adultos.

Los que lo deseen podrán adquirirla tanto en establecimientos autorizados a lo largo de todo el recorrido como albergues de peregrinos u oficinas de turismo, incluso hasta en las asociaciones de peregrinos, y por supuesto, en Internet. Posteriormente, se pondrá en marcha una opción de compra a través de dispositivos móviles.

La posesión de esta tarjeta da acceso a descuentos de un 10% mínimo en alojamientos y restauración, transportes como autobuses y coche de acompañamiento, y toda una variedad de servicios entre los que se incluyen lavandería, reparación de bicicletas, así como podólogos y masajistas para los tramos más duros del Camino. Pero también farmacias, alquiler de burros y caballos y actividades de ocio como museos y centros culturales.

Por su parte, el seguro de accidentes y de asistencia sanitaria en viaje incluye gastos médicos, farmacéuticos o de hospitalización de hasta 6.000 euros, odontológicos de urgencia, repatriación de heridos, finanzas y gastos procesales, así como localización de equipajes e indemnización por fallecimiento entre otros.