Noticias Opinión

Nativos Storytellers

100412IMA-ESTUDIO-Fernando GeijoTocar la fibra desde el punto emocional. Esa es una de las claves en la que reside la fortaleza y el poder de la narración corporativa en las redes sociales. Y si además se cuenta con el apoyo de imágenes y, sobre todo, de vídeos, mejor aún.

De hecho, el cerebro humano está preparado para recordar relatos, historias, pero tiene dificultades a la hora de retener los fríos datos o números estadísticos. Por consiguiente, en una estrategia efectiva de Comunicación basada en el storytelling, las narraciones empresariales deben estar centradas en destacar más la marca que el producto en sí, al subrayar qué es lo que hace única a la empresa.

Como ha demostrado la investigación sobre el cerebro humano, sólo las historias consiguen estimular la mente como si realmente hubiesen experimentado en realidad los acontecimientos descritos. Así, conseguimos experimentar emociones fuertes de manera inducida a través de lo leído o visto, ya que las áreas sensoriales de nuestro cerebro se activan como si realmente oliéramos o viésemos lo descrito vívidamente, llegando incluso a activarse en ocasiones las zonas motoras de la corteza cerebral, al igual que cuando realizamos las acciones descritas.

las narraciones empresariales deben estar centradas en destacar más la marca que el producto

La conclusión es que el cerebro no parece hacer una verdadera distinción entre la lectura sobre una experiencia fuerte y el encuentro con ella en la vida real.

Como profesionales de la Comunicación es nuestra obligación buscar de forma permanente alternativas a la hora de trasladar de una manera efectiva y coherente los mensajes de nuestros clientes a sus diferentes stakeholders y públicos de interés.

La supersegmentación actual de las audiencias obliga, por tanto, a hilar fino cuando se trata de evitar pasar desapercibido en el océano de impactos que suponen las redes sociales, donde todos compiten por dejar su huella en millones de usuarios.

Para lograr distinguirse en esa maraña de información cruzada, en la que cientos de miles de mensajes tratan de captar a diario nuestra atención, es muy importante que nuestros relatos sean auténticos y convincentes. De hecho, está ampliamente demostrado que este tipo de historias que logran conectar con el destinatario desde un punto de vista emocional pueden provocar, a la postre, cambios en el comportamiento y el pensamiento de los consumidores.

la esencia de una gran historia es ser capaz de motivar al receptor por medio de las palabras y las imágenes.

Por poner un ejemplo, piense cuando ha asistido a alguna tediosa presentación en Power Point plagada de cifras y números. ¿En algún momento llegó a sentirse atraído hasta el punto de que marcase su memoria? Ahora trate de recordar cuando el orador de turno compartió una historia personal para ilustrar su relato. ¿No le causó más intriga? Las historias unen directamente a la audiencia y hacen que, en este caso, una determinada empresa en cuestión parezca más auténtica, con lo que ello conlleva asociado a los valores corporativos de la misma.

La esencia de una gran historia es ser capaz de motivar al receptor por medio de las palabras y las imágenes. En la narración corporativa, una gran historia debería involucrar a su audiencia en un viaje donde sus sentimientos, ideas y actitudes comienzan a cambiar hacia los objetivos perseguidos por la estrategia de Comunicación decidida en cada momento.

Una buena estrategia de Comunicación debería centrarse alrededor de determinadas historias alineadas con los objetivos de la misma. Si existe un relato detrás de la marca, se describen los éxitos de otros clientes, o por qué su empresa es importante, la Comunicación puede ayudar a conseguir que esas historias se compartan con la audiencia idónea a través de los Medios de Comunicación, las redes sociales, post, blogs de empresa, revistas internas, newsletters y páginas Web, entre otros canales.

Asimismo, las redes sociales permiten realizar una dilatada y constante labor de prueba y error para comprobar por medio del estudio de otros ejemplos y prácticas qué es lo que funciona con nuestras audiencias objetivo, qué historias están teniendo ese deseado impacto y sobre todo, cuáles son las más efectivas a la hora de generar y buscar un determinado ‘enganche’ con los públicos objetivo deseados.

En este sentido, el storytelling puede ser muy eficaz en distintas áreas de negocio, tanto interna como externamente. Por ejemplo:

  • Lograr el incremento de ventas mediante la persuasión de potenciales nuevos clientes. En este punto, incluso un producto puede llegar a ser el héroe de una historia corporativa.
  • Comunicación Interna: consiguiendo que los empleados se involucren y tomen como propia la cultura de la empresa.
  • Potenciar la marca: las historias del pasado de la Compañía pueden explicar y renovar su presente.
  • Relanzar el tráfico Web: el relato corporativo puede aumentar la visibilidad de su página en Internet.

Todos nosotros, en mayor o menor medida, somos nativos contadores de relatos o storytellers innatos. Sin embargo, las historias necesitan ser cuidadosamente adaptadas al formato de las redes sociales, así como estructuradas y elaboradas para conseguir el impacto máximo entre nuestros públicos objetivo. Además, hay que tener en cuenta que necesitan ingredientes como el conflicto y el drama para aderezar el discurso narrativo y hacerlo comprensible. Por último, precisan de un protagonista que aprenda de la experiencia relatada, así como ser transmitidos en un estilo claro y conversacional que las haga fácil de entender para los destinatarios. No en vano, los cuentos, las fábulas y las leyendas han existido desde el origen de los tiempos de la humanidad.

 

Fernando Geijo es consultor sénior Estudio de Comunicación España | @fergeijo