Noticias

La importancia del vehículo eléctrico

La empresa privada y la administración pública están trabajando conjuntamente para impulsar un sector que reporta interesantes beneficios al medio ambiente. La colaboración público privada ayuda a crear conciencia ciudadana y a impulsar la venta de este tipo de vehículos, que parece todavía muy residuales.

Jesús Moreno, Alcalde de Tres Cantos, reconoce la carestía de este tipo de vehículos y el esfuerzo por parte de la administración para impulsarlo, pero cree que “es necesario dar ejemplo, porque la tendencia se debe mantener hacia la movilidad sostenible”.  Recuerda que la ciudad de Tres Cantos ha sido pionera en poner autobuses urbanos híbridos con la ayuda de la Comunidad de Madrid, destacando la fuerte inversión, que as u juicio ha merecido la pena, porque “es el papel de las administraciones”.

Insiste en que se debe apostar por los vehículos menos contaminantes porque las “ventajas medioambientales son evidentes”, un esfuerzo que al fin y al cabo “debe ser compartido entre la administración y los ciudadanos”.

Desde el Ayuntamiento de Coslada, Francisco Javier Becerra Redondo, primer teniente alcalde y concejal de Medio Ambiente, cree que hay que cambiar la mentalidad del usuario, "nos llenamos la boca con los términos movilidad sostenible, pero hay que cambiar estereotipos y dejar a un lado la potencia o la velocidad mirando hacia la sostenibilidad, el confort y la contaminación”, asegura.

Destaca la importancia del compromiso por parte de la  administración, aunque recuerda que es la falta de autonomía la principal desventaja en cuanto a tiempo se refiere, para llevar a cabo servicios públicos. Subraya, sin embargo, los beneficios que reporta el uso del vehículo sostenible al medio ambiente en cuanto a reducción de la contaminación acústica y en las emisiones de CO2.

Iñigo Antia, director financiero de Hiriko, apuesta por la integración del vehículo eléctrico en las ciudades por los beneficios que reporta. El proyecto de esta compañía vasca se basa en “el concepto de movilidad orientado al servicio público”. Un vehículo 100% eléctrico, que se puede plegar y que supone un fuerte ahorro de espacio en las ciudades . Antia recuerda que “los representas municipales deben valorar el coste del suelo y la ocupación de los vehículos en ella. Se debe apostar por introducir en las ciudades vehículos adecuados para lo que se van a utilizar”.

Desde Hiriko apuestan por romper la tendencia de tener un vehículo privado para desplazarse, en su lugar, creen necesario ofrecer un servicio público amplio sostenible. El precio de Hiriko es de 12.500 euros en el mercado.

Álvaro González,miembro de la División de Concesiones de FCC Construcción, reconoce que existen cuatro problemas para integrar el vehículo eléctrico definitivamente en la sociedad: “Falta de autonomía por parte del usuario, precio que el español medio está dispuesto a pagar y dos problemas tecnológicos como la estandarización de la infraestructura y la instalación de la misma”.

Aunque cree que el servicio se encarece, para FCC es una inversión positiva en el largo plazo. En este sentido destaca que la sociedad está en fase de aprendizaje pero cree que “el vehículo eléctrico supone un ahorro en la factura del combustible. La relación es de 10 a 1 el gasto en combustible en favor del eléctrico”.