Noticias

Las matriculaciones de vehículos caen un 17'7% en 2011

Es el tercer año consecutivo en el que el mercando termina en unos volúmenes por debajo del millón de unidades. La tasa de desempleo, la crisis de confianza y la restricción del crédito han estancado el mercado en volúmenes de 1993. Teniendo en cuenta que las cifras estimadas para este 2012, apenas alcanzarán las 800.000 unidades, el sector de automoción afronta una difícil situación.
La constante caída de ventas en 2011 ha provocado una merma muy significativa de la recaudación fiscal por adquisición  de vehículos. Las arcas públicas han dejado de ingresar 450 millones de euros respecto al año anterior. Se  estima que por cada 100.000 coches de demanda adicional en el segmento de particulares se podrían generar unos ingresos extras a las Administraciones Públicas de 320 millones de euros. 
Por otro lado, hay que destacar el gran esfuerzo comercial que durante los últimos tres años han realizando las marcas y los  concesionarios para atraer al posible comprador. Este esfuerzo ha hecho que, hoy en día, el ciudadano pueda adquirir un vehículo con el doble deequipamiento que hace cinco años a un precio medio igual al de finales del año 2008.

Ante estas cifras negativas, el Presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, que representa a 4.600 concesionarios y  servicios oficiales, y 3.000 compraventas, ha manifestado que “el  ejercicio 2011 que acaba de concluir fue un año para olvidar que marcará un triste hito para la automoción al igual que ocurrió en 1993, aunque como entonces el sector cuenta con potencial suficiente para recuperarse y seguir adelante. Así, recordó que "la crisis y la falta de financiación han reducido las matriculaciones a la mitad frente a los niveles previos a la crisis que en sólo doce meses ha provocado el cierre de medio millar de empresas y la pérdida de 5.000 puestos de trabajo. La puesta en marcha de un plan de ayudas a la compra que viene pidiendo el sector de manera unánime no es incompatible con las recientes políticas de reducción del gasto público puestas en marcha por el Gobierno pues contribuirían a recaudar más vía otros impuestos derivados de la venta y uso del automóvil”.