Noticias

Se presenta un plan de medidas para renovar el parque automovilístico español

Esas diez medias concretas son:
Plan estructural permanente de renovación del parque.
Eliminación o reducción sustancial del Impuesto de Matriculación.
Incentivos a la compra de vehículos con sistemas eléctricos de propulsión.
Adecuación del Impuesto de Circulación, según su cumplimiento con las normativas
Euro y emisiones de CO2.
Endurecimiento de las sanciones por no cumplir con la ITV.
Mayores exigencias en los controles en las ITV.
Actuaciones  institucionales  en  apoyo  del  sector  para  poner  de  manifiesto  las
ventajas  medioambientales  y  de  seguridad  de  un  automóvil  nuevo  frente  a  uno
antiguo.
Revisión de la fiscalidad relacionada con la retribución en especie del vehículo en el
IRPF.
Zona de estacionamiento regulado ligada a criterios medioambientales.
Supresión  o  reducción  del  impuesto  de  transmisiones  patrimoniales  aplicable  a  la
transferencia de vehículos usados.

Rafael Prieto manifestó su preocupación por el envejecimiento rápido del parque, señalando que,
“el próximo año, si no cambia la tendencia del mercado, tendremos el parque más viejo de la
historia  de  nuestro  país  y  uno  de  los  más  viejos  de  Europa”, y  añadió que  “en  los  próximos  años está previsto que ingresen en el mercado anualmente más de un millón de coches de más de
diez años, debido a los altos volúmenes de matriculación desde 1998.”.

El  Presidente  de  la  Comisión  de  Asuntos  Comerciales  de  ANFAC  avisó  de  que  “un  parque
envejecido tiene consecuencias muy negativas en distintos ámbitos, sobre todo  en seguridad
vial y en unas mayores emisiones a la atmósfera.”. Pero al mismo tiempo, también aseveró
que “una mejora del parque tendría efectos positivos en el consumidor (que ahorraría dinero
en  el  consumo  de  carburante  y  en  el  mantenimiento  del  vehículo),  en  el  medio  ambiente  y
ahorro energético, en la seguridad vial, la recaudación fiscal y en el empleo.”.

En  definitiva,  el  decálogo  propuesto  por  ANFAC,  no  se  trata  solamente  de  un  plan  de
achatarramiento, sino de un conjunto de medidas que harán mucho más eficaz la retirada de
los coches  más antiguos de la  circulación. En palabras de  Rafael  Prieto: “Debemos acometer
medidas que permitan evolucionar tecnológicamente a la sociedad española y al país.”.

Por  último,  Rafael  Prieto,  destacó  que  “si  se  toman  medidas  decididas  para  solventar  el
problema  del  envejecimiento  del  parque,  el  mercado  español  también  podrá  estar  en  unas
cifras más razonables. El mercado español tiene potencial de crecimiento”.