Sectores

Novios a la fuga

A la CAM la han dejado prácticamente sola sus pretendientes. Ayer terminaba el plazo para que las entidades interesadas por hacerse con la caja alicantina presentasen sus ofertas finales por la misma al Banco de España, pero el fiasco ha sido considerable. Santander, BBVA y CaixaBank, finalmente, no han presentado ofertas en firme y solo Sabadell, Ibercaja y el fondo norteamericano JC Flowers decidieron hacer una propuesta vinculante para comprar la CAM en subasta pública.

 

No parece llegar el día en que la Caja de Ahorros del Mediterráneo deje de ser un quebradero de cabeza para el Banco de España. El gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, no ha conseguido que alguno de los grandes bancos del país se queden con la caja alicantina, intervenida el pasado mes de mayo y con un agujero de 16.000 millones de euros. El regulador estaba dispuesto a ofrecer grandes facilidades, como protección de activos para asumir hasta un 90% las pérdidas que surgiesen en los próximos años, incluidas las relacionadas con la venta de activos inmobiliarios.

A pesar de todo, la CAM no ha resultado lo suficientemente atractiva para los grandes de la puja, es decir, Santander, BBVA y CaixaBank. Y aunque el Banco Sabadell parecía ser el que menos posibilidades tenía, se convierte ahora en el principal candidato a quedarse con la caja, pese a las dudas sobre su capacidad de soportar esa factura. El supervisor tiene ahora diez días para examinar las ofertas, analizar las condiciones que exigen las entidades y determinar si son viables. En caso contrario, una alternativa es trocear la CAM y vender sus activos por separado a diferentes entidades.