Noticias

Alemania abre la brecha y se niega a ampliar el fondo

Se da por hecho que la conjura italiana doblar, hasta el billón de euros, la capacidad del fondo de rescate permanente europeo, es un hecho que está provocando una nueva fractura en el seno de la Unión Europea. La propuesta, firmada por el primer ministro italiano, Mario Monti y el presidente del BCE, Mario Draghi cuenta ya con los apoyos de Francia, España y Portugal, así al menos lo publica el rotativo germano “Der Spiegel”, y buscaría, según el diario, devolver la confianza en la UE y relajar las primas de riesgo de los países de los 27.

Al parecer, Draghi ha lanzado la propuesta que en concreto busca que el Mecanismo Europeo de Estabilización (MEDE) incluya los recursos financieros que no se hayan consumido del fondo de rescate temporal, el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF).

Es decir, a partir de mediados de este año, de los 500.000 millones de euros comprometidos hasta la fecha para el MEDE, se pasaría a cerca de 750.000 millones de euros.

Pero, ¿Cómo se alcanzaría el billón de euros?, el ‘no’ alemán

Los 250.000 millones restantes, sería aportado por nuevas aportaciones de los países más fuerte, y es ahí dónde llega el no alemán, primer contribuyente de MEDE.

La canciller Ángela Merkel, se niega en rotundo a seguir aportando, por ello propones posponer hasta marzo el análisis de los medios financieros a disposición del MEDE. Merkel, tan sólo cede en ofrecer adelantar y acelerar sus contribuciones alemanas al fondo, según afirmó la jefa del Gobierno alemán la semana pasada tras reunirse con el primer ministro, Mario Monti en la Berlín.