Noticias

“En Alemania, el Estado perdona una parte de la deuda al ciudadano sin más tensiones”

José María Fernández Seijo, titular del juzgado mercantil número 3 de Barcelona, no ve tan sorprendente la medida propuesta por el Ejecutivo andaluz de establecer quitas en las hipotecas de los ciudadanos: "países poco sospechosos de radicalidad como Alemania permiten que tras cinco años de insolvencia, un particular vea perdonado hasta un 50% de su deuda". Por ello, considera que la iniciativa de Andalucía se sale de los circuitos que hay hasta ahora y es interesante. "Hay que pensar que tanto en materia de tutela de consumidores como de vivienda, las comunidades autónomas tienen atribuidas desde hace años las competencias en la materia", recuerda este juez.  Señala también que hay elemento ya en países como Alemania o Francia y que recoge nuestro sistema y que complica la situación: la inexistencia de un régimen de tratamiento de la insolvencia de particulares: "hay países donde el Estado perdona una parte de la deuda al deudor sin que ello genere más tensiones", insiste al respecto.

De cara a la Ley Hipotecaria que se va a aprobar hoy en el Congreso, Fernández Seijo cree que aunque tiene elementos muy positivos de cara al futuro -para las ejecuciones hipotecarias que se inicien tras la entrada en vigor de la ley-, deja un importante vacío legal: "no da solución a los cientos de miles de familias que ya han sido desahuciadas". Eso sí, recuerda que la aplicación directa del derecho comunitario va a permitir que se puedan habilitar sistemas para reducir la deuda en ejecuciones hipotecarias anteriores.
 
Preguntado por la dación en pago, el titular del juzgado mercantil número 3 de Barcelona cree que "es una solución" y que no debería descartarse el carácter retroactivo de la medida. Así, recuerda que "en otras normas, como en el caso de la reforma laboral, se ha aplicado el carácter retroactivo y no ha generado ninguna duda constitucional ni legal sobre este efecto".Finalmente, Fernández Seijo no se muestra demasiado optimista en la relación de los ciudadanos con los políticos en este tema: "hay una falta de sintonía de las clases dirigentes con lo que ocurre en la calle", sentencia al respecto.