Noticias

Atlas Capital: "la cumbre de la UE marcará las pautas para Europa en los próximos diez años"

 

Las últimas declaraciones que llegan desde Alemania apuntan a que en la cumbre de mañana de la Unión Europea en Bruselas no se decidirán aún las líneas maestras del Fondo Europeo para la estabilidad financiera. Sólo se acordará sobre las bases para un incremento de la eficiencia de este fondo para países con problemas de deuda.

El director de Atlas Capital opina que lo que se va a dirimir estos próximos días es una hoja de ruta para lo que va a ocurrir en la Unión Europea en los próximos diez o incluso quince años. Y he ahí la importancia para este experto de fijar unas buenas bases y líneas de actuación, para que no se rompan como en el pasado.

 

López destaca que el fiel reflejo de esta indeterminación es la situación tan volátil de los mercados. “Prácticamente todos los días tenemos movimientos intradiarios que superan incluso el 3%”, señala este experto. Algo que ahuyenta a los inversores. “Ninguno aguanta esos vaivenes a medio y largo plazo”, añade.

 

El experto considera que la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera no es precisamente la panacea para este problema. “Un problema de deuda no se soluciona con más deuda”. Por lo tanto, Félix López cree que los nuevos problemas de apalancar este fondo de rescate volverán a salir a la luz, pues la ampliación del fondo es una solución “a corto plazo, no a medio o largo”.

 

 

El experto de Atlas Capital no descarta que, aunque las autoridades europeos estén tratando de evitarlo, más países de la periferia europea tengan que recibir una quita sobre su deuda. López destaca que “hace un año era impensable la quita de Grecia”, y que hoy en día “no hay duda de que se producirá, mínimo del 40 o 50%”.

 

Con todo, López señala que el crecimiento económico en las economías occidentales va a ser exiguo en los próximos años. Y es que el director de Atlas recuerda que éste ha venido en los últimos diez o veinte años, principalmente, del crédito. Un crédito que se ha incrementado, a su juicio, “de manera aberrante”, tanto a nivel doméstico como estatal.