Noticias

Banca ética, la banca que necesitamos

Juan Manuel Maza, asesor  de inversiones éticas, cree que la solución para transformar la sociedad en algo mejor no está en manos de los bancos, sino en los clientes y ciudadanos para que empujen a ese banco a tomar decisiones éticas. En este sentido también opina José Antonio Carbonell, director regional Sur de Triodos Bank, quien cree que los ciudadanos tienen que tomar conciencia en que tienen más capacidad de la que se creen para cambiar las cosas.“No podemos adaptarnos a las normas y tenemos que ser conscientes de las decisiones de compra diarias o el uso que hacemos del dinero, sabiendo por ejemplo dónde lo depositamos”.

Por esta razón apuesta por aplicar nuevos valores al sistema, a través del dinero, al que considera un elemento transformador de primer orden y fundamental para un cambio de paradigma. “Todos los actores de la sociedad tenemos una parte de responsabilidad en esta crisis y los bancos también”.  Critica que todos nos hemos dejado seducir por el sistema, aunque ahora toda la “culpa” recaiga sobre políticos y banqueros. En este sentido, Maza advierte la necesidad de que el cliente sepa que “cuando un ciudadano compra un producto tiene que tener en cuenta si la filosofía de la entidad coincide con sus valores”.

No proliferan multitud de entidades financieras que estén comprometidas ética y socialmente aunque Maza considera que la crisis ha creado un estado de confusión entre los ahorradores, que ha hecho que busquen alternativas más seguras y moralmente comprometidas.  Triodos es un ejemplo de una entidad que ha crecido en estos momentos de recesión y Carbonell cree que es porque “la sociedad ha tocado fondo” y busca alternativas; Triodos Bank es una empresa real que obtiene beneficios y a su vez está socialmente comprometida. ¿El secreto? Los accionistas no exigen una rentabilidad desproporcionada, porque de ser así- advierte Carbonell- les obligaría a hacer cosas perjudiciales para la sociedad. “No puede ser que los bancos busquen el beneficio a cualquier coste y con una visión cortoplacista”.

Joan Ramon Sanchis, catedrático de dirección de empresas y experto del Observatorio Español de la Economía Social, de CIRIEC-España y autor del libro 'La banca que necesitamos',  cree que la crisis financiera ha evidenciado la existencia de importantes grupos de poder. “La banca está involucrada directamente con los políticos, así las entidades pierden la orientación de lo que tendría que ser el negocio bancario”, asegura Maza. Para Ramon Sanchis, la causa de la quiebra de las cajas en España ha sido llevada a cabo por la presión y los condicionantes políticas, aunque rompe una lanza a favor de algunas cajas que no han actuado así como Caja Ontinyent y Pollença: “Estas demuestran que existe otra manera de actuar, haciendo una labor de financiación en la zona”.

En su libro analiza la evolución del sistema bancario en las tres últimas décadas y ha llegado a la conclusión de que “partíamos de una banca responsable, próxima al territorio que financiaba a particulares y micropymes como eran las cooperativas de crédito y las cajas rurales y de ahorro, para pasar a un proceso de bancarización que ha desencadenado en la situación que ahora vivimos”.

La crisis financiera y económica ha manifestado que existen determinados grupos que ejercen un poder importante, además los grupos bancarios aumentan su poderío. Ramon Sanchis cree que no tenemos la banca que nos merecemos y que hay que buscar una banca socialmente responsable y solidaria. Existen ejemplos como Triodos, pero también otros como Fiare “una entidad que surge a través de la propia sociedad civil (a través de una red de empresas de economía social) que mantiene un convenio de relación con el banco italiano Banca Popolare ética y se dedican a financiar productos sociales”, recuerda.

Además de la banca ética, explica Ramon Sanchis, existe otro tipo de banca alternativa con un fuerte arraigo en España que es la banca cooperativa, en Valencia- por ejemplo- está la Caixa Popular, que ha desarrollado como cooperativa de crédito de segundo grado y trabajo asociado un papel importante en el desarrollo de la actividad de trabajo asociado.

La alternativa es la banca ética y la banca cooperativa. Existe un tercer elemento: la banca pública. “Teníamos una banca pública fuerte y consolidada, posteriormente privatizada y vendida al BBVA, y ahora tenemos una banca intervenida. Algunos plantean que esta banca intervenida se podría utilizar para canalizar los créditos procedentes del ICO”, propone el catedrático.

Juan Manuel Maza recuerda que el sector de altos volúmenes de movimiento de capital se hace a través de los paraísos fiscales y aunque los Gobiernos parecen empezar a mostrar una voluntad en aras de la transparencia los paraísos fiscales “no desaparecerán” y mientras existan “no tendremos claridad de dónde vienen y hacia dónde van los fondos”. En este sentido, Carbonell, considera de suma importancia actuar de forma global contra los paraísos fiscales y aplicar la transparencia también al sector bancario.

RESUMIENDO…

    “Las finanzas éticas pretenden la exclusión social evitando la exclusión financiera”. Joan Ramon Sanchis, catedrático de dirección de empresas y experto del Observatorio Español de la Economía Social, de CIRIEC-España y autor del libro 'La banca que necesitamos'.  www.labancaquenecesitamos.blogspot.com

    “Los seres humanos tomamos más conciencia y tenemos más valores y nos falta dar un paso para aplicarlos a la economía”. José Antonio Carbonell, director regional Sur de Triodos Bank.

    Es muy importante que la sociedad sepa que en los momentos actuales, cuando tanto se habla de corrupción sepan que existe una forma de invertir y hacer banca de forma sostenible.  Maza define las finanzas sostenibles y responsables como “la  forma de invertir acorde a unos requisitos para fomentar el bienestar social”. Juan Manuel Maza, asesor  de inversiones éticas. www.inversionetica.com