Noticias

“Bankia es el verdadero problema de nuestro sistema bancario”

Para Leopoldo Pons Albentosa, presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de la Comunidad Valenciana, la subasta de liquidez para entidades financieras realizado a lo largo del día de hoy supone “atacar el verdadero problema del sistema bancario español”. Un problema que, a su juicio, tiene nombres y apellidos: “la referencia necesaria a resolver actualmente es Bankia, que está casi en los 300.000 millones de euros en activos y pasivos”.

Además, Pons se ha mostrado convencido de que esta subasta servirá para aclarar la posición de las adquisiciones de deuda pública. Y es que, según ha explicado, con el hecho de quelas familias no llegan al 2% como tenedores de deuda pública, y con los fondos públicos retrayéndose hasta ahora, la deuda acaba en los bancos.Si los bancos no tienen un balance perfectamente claro, la deuda pública española volverá a vivir situaciones de dificultad”, augura este experto.

Pero los bancos no son el único problema que ve el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de la Comunidad Valenciana.  A su juicio, las Comunidades Autónomas son otro de ellos, concretamente el gasto recurrente en sanidad que, explica, representa entre el 30% y el 40% de su presupuesto. “Mientras no se construya un modelo sanitario viable, será muy difícil salvar las cuentas de las comunidades”. Eso sí, en este punto señala a comunidades dónde es más fácil este objetivo gracias a su régimen fiscal privilegiado, como Navarra o País Vasco. “Aunque nos gustaría tener a todos este régimen, éste sólo es posible si lo tienen una o dos comunidades. Si lo tuviéramos todos, no sería posible”.

Intervención del BCE

Ante toda esta situación, Pons defiende que el Banco Central Europeo tome medidas en lo que a políticas económicas de la zona euro se refiere. Pero no es su única apuesta: “Ya que la reflotación de los bancos lo vamos a pagar todos los españoles, lo que tenemos que hacer es aprovechar el parque de viviendas y construir una zona, no geográfica, de viviendas de alquiler para determinados colectivos”.

Y es que, según dice, aunque no va a desaparecer la clase media, sí que “corremos el riesgo de engetizar grandes bolsas de personas que se van a situar en zonas de exclusión, de las que no van a poder salir nunca”. Además, cree que esto es determinante para crear una sociedad más injusta, menos solidaria y más insegura.