Noticias

Bárcenas llega a la Audiencia Nacional

Bárcenas fue trasladado en un furgón de la Guardia Civil desde la prisión de Soto del Real (Madrid), donde se encuentra recluido desde el pasado 27 de junio, hasta la Audiencia Nacional. El juez Ruz le espera en su despacho para tomarle declaración a partir de las 10.30 horas en la que será la décima comparecencia del extesorero ante la justicia desde que en 2009 fuese imputado por primera vez en el marco del 'caso Gürtel'.

El exsenador estará acompañado por su nuevo abogado, el antiguo juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño. Bárcenas tenía de plazo hasta el lunes para nombrar un nuevo letrado después de que sus antiguos abogados, Miguel Bajo y Alfonso Trallero, decidiesen la semana pasada renunciar a seguir ejerciendo la defensa del extesorero por "discrepancias en la estrategia". Bárcenas coincidirá este lunes en la Audiencia Nacional con su mujer, Rosalía Iglesias, quien debe comparecer a las 10.00 horas ante el juzgado de Ruz para nombrar a un nuevo procurador, según una providencia dictada el viernes y a la que tuvo acceso Servimedia.

El juez decidió volver a citar a Bárcenas después de que el diario 'El Mundo' publicase un documento original en el que supuestamente se recoge parte de la contabilidad B del PP. El periódico también dio cuenta del contenido de las conversaciones que habrían mantenido el director del medio, Pedro J. Ramírez, y el propio exsenador, así como del cruce de mensajes entre Bárcenas y Mariano Rajoy. Ruz interrogó el pasado jueves, en calidad de testigo, a Pedro J. Ramírez, quien aseguró ante el juez que Bárcenas le reveló el modus operandi "sistemático" presuntamente seguido por el PP desde la época de Rosendo Naseiro para recibir donaciones a cambio de adjudicaciones. Según esta versión de los hechos, el antecesor de Bárcenas, Álvaro Lapuerta, se encargaba de recibir en mano las donaciones y de telefonear al alcalde, consejero, presidente de comunidad autónoma o ministro de turno para pedirle que recibiera al empresario que había entregado el dinero con la advertencia de que debía "tratarle bien".