Noticias

En busca de un cinturón que no apriete demasiado

 

Bruselas propone una recapitalización de 108.000 millones de euros. Una cifra fruto del acuerdo alcanzado este fin de semana en la Cumbre de jefes de Estado de la Unión Europea.

España, Italia, Portugal y el Banco Central Europeo (BCE) se resisten al plan por considerar que la ratio de capital de calidad del 9% que se exigirá a las grandes entidades es excesiva, según han informado fuentes europeas.

Además, España pide que las provisiones genéricas se contabilicen en la definición de capital de calidad, algo que sigue sin aceptar la Autoridad Bancaria Europea (EBA), que ya las rechazó en los test de estrés del pasado julio.

El plan de recapitalización de la UE ha sido objeto de duras críticas por parte de bancos españoles como el Santander y el Popular, que lo ven innecesario y consideran que los problemas de financiación de la banca se resolverían arreglando la situación en Grecia. Pese a ello, los grandes bancos españoles confían en alcanzar el 9% de capital de máxima calidad (core tier 1) sin necesidad de apelar apenas a los mercados. 

Por cierto que este fin de semana también se nombraba como nuevo economista jefe del Banco Central Europeo (PE) al alemán Jörg Asmussen, en sustitución de Jürgen Stark