Noticias

Chipre vota hoy el plan de rescate a los bancos del país

Era gravar los depósitos o la quiebra del país. Es lo que ha dicho el presidente para justificar que los pequeños ahorradores tengan que pagar un impuesto del 6.75% y los grandes del 9.9%, así como la necesidad de imponer un corralito bancario que impida la fuga de capitales durante los próximos días. De hecho, los bancos van a estar cerrados hasta, al menos, el próximo miércoles después de que el pasado sábado algunas entidades tuvieran que cerrar ante las colas que empezaban a formarse para sacar el dinero.

Nikos Anastasiadis asegura que le chantajearon y que, en caso de no haber aceptado esta opción, el Banco Central hubiera interrumpido la línea de liquidez a los principales bancos del país, con todo lo que ello hubiera conllevado. Ahora el presidente chipriota busca la manera de conseguir hoy en el Parlamento los apoyos necesarios. Cuenta tan sólo con 28 de los 56 diputados de la cámara, y no está claro que el partido que le ayudó a conseguir el poder vaya a respaldarle en este momento. De ahí que la votación, prevista para ayer, se haya trasladado al día de hoy.

Negociaciones con Europa

De momento, y según podemos leer en Bloomberg, el gobierno chipriota está negociando con la  Unión Europea. La intención es conseguir que los pequeños ahorradores paguen menos y que la mayor parte de la carga se centre en los que tienen más de 100.000 euros en el banco. En concreto la idea es que se pueda dejar en una cuota de, entre el 3 y el 5% el impuesto que tengan que pagar los pequeños ahorradores. Desde la Comisión Europea, Olli Rhen, ha dicho que a Bruselas no le importa cómo se haga el reparto de cargas mientras se recaude la misma cantidad de dinero. De hecho, ahora mismo, existe un cierto tira y afloja entre las partes sobre quiénes son los culpables de esta situación.

Fuentes europeas aseguran que fue el propio Gobierno de Anastasiadis quien pidió que los pequeños ahorradores tuvieran que poner dinero, mientras que otras fuentes hablan de que fueron el Banco Central Europeo y la Comisión quienes se empeñaron… También Alemania ha intentado quitarse culpas. Su ministro de finanzas, Woflgang Schauble, asegura que su Gobierno tenía intención de respetar la garantía de depósito para cuentas inferiores a los 100.000 euros. Y que ellos abogaban por una cuota lineal del 12% para los grandes patrimonios.