Noticias

Cotino en {DF}: "La cacería contra Camps la montaron Rubalcaba, Garzón y un comisario de policía"

 “Se abrió una cacería contra el señor Camps hace 3 años, montada por un ministro del Gobierno socialista, por el juez Baltasar Garzón y por un comisario de policía al servicio de la ideología del PSOE”, así de contundente ha comenzado el presidente de las costes valenciana, Juan Cotino, la entrevista que ha concedido a Diario Financiero.

Cotino no ha dudado en recordar y acusar directamente a algunos “medios de comunicación que no han dejado de descalificar y quemar a francisco Camps”, valedor – ha añadido – del que ahora es presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

¿Cómo se repara el daño hecho a Francisco Camps y al señor Costa?
“Camps y Costa han sido – constantemente – perseguidos y acusado por algunos medios de comunicación, que no han dejado de hacerles daño, y es papel ahora de esos medios disculparse y recular. Sin embargo, no creo que vayan a hacerlo”.

¿Qué le parece la afirmación de Rubalcaba, aquella en la que asegura que es el PP el que tiene que rehabilitar al señor Camps?
En primer lugar el señor Rubalcaba permitió – o mejor dicho – no ordenó abrir ninguna investigación sobre las filtraciones que salían desde el Ministerio del Interior, a pesar de que era su deber. Por ello, el único responsable de ese acto es él.
Que nadie se engañe, Pérez Rubalcaba es parte de esta película, aunque no es parte de la cacería, puso todo a disposición de los cazadores de Camps y del Partido Popular. Probablemente porque ya era sabedor de que se presentaría a la presidencia del Gobierno por aquél entonces.

¿Por dónde pasa ahora mismo el futuro de Francisco Camps, señor Cotino?
Francisco Camps, lleva tres años de sufrimiento inhumano, los medios le han hecho un seguimiento prácticamente ilegal. Creo que Camps se tomará un periodo de paz y reflexión sobre su futuro.

Por último, ¿se apoyaría a Camps si se postulase – de nuevo – a la presidencia de la Generalitat?
Solo valoraría esa situación si de verdad estuviera sobre la mesa, ahora no lo está.