Noticias

“Los datos de desaceleración económica en los países emergentes son preocupantes”

Llegados a este posible punto de inflexión en las economías emergentes, Ana Fernández Sánchez de la Morena entiende que lo que se necesita es que el consumo interno reemplace esa inversión. “El consumo interno en China crece a tasas altas, pero habrá que ver si llega a ser suficiente para compensar la caída de la inversión. En el caso de que no lo sea, el deterioro de la economía china podría ser más grande de lo esperado”, advierte. En este sentido, aunque destaca que ninguna economía del planeta puede quedar exenta de las dificultades que produce Europa, la experta considera que los principales problemas que puedan vivir estas naciones emergentes en un futuro podrían originarse en ellas mismas.

La socia-fundadora de AFS Finance Advisors señala que la crisis crediticia de la Eurozona ha acentuado la divergencia entre los países desarrollados y los emergentes. En términos de deuda, la del conjunto de Occidente ha venido aumentando hasta el 110% del PIB, mientras que en los países emergentes esa media queda en el 45%. Pese a todo, aunque los datos muestren que las economías emergentes están, por lo general, mucho más saneadas que las desarrolladas, las primeras siguen teniendo todavía una acusada dependencia de estas últimas.

En lo que respecta a los mercados bursátiles también se puede observar una diferencia apreciable entre desarrollados y emergentes. Por lo general, los índices de los países en vías de desarrollo económico están sufriendo pérdidas en lo que llevamos de año, pero éstas son mucho menos acusadas de lo que se está viendo, sin ir más lejos, en países como España. Mientras el IBEX registra un retroceso este 2012 superior al 20%, los selectivos de China, Brasil o India ostentan caídas bastante tímidas, que solo se han producido a partir del mes de abril, al comenzar a llegar unos peores datos macroeconómicos desde el gigante asiático.