Noticias

Dónde dije digo, digo Diego

 

 

El presidente de la Junta de Andalucía, gracias al pacto logrado con la Izquierda de Diego Valderas, cuando aun se encontraba en campaña electoral anunció y anticipó a la ciudadanía andaluza que el Gobierno central, el de Mariano Rajoy, iba a subir los impuestos cuando pasaran las elecciones del 25 de marzo para, así, no perjudicar al candidato popular, Javier Arenas. Unas declaraciones que, a modo de resguardar y avisar a los ciudadanos de lo que se les avecinaba, pronunció el pasado miércoles 14 de marzo.

 

Más adelante, el 30 marzo, el señor Griñán valoraba las medidas del Gobierno Central y denunciaba que sólo se hablara de "amnistía fiscal a defraudadores y más impuestos, precios y tasas a clases medias trabajadoras". En este sentido, parece ser que el socialista andaluz ha cambiado de idea. Hoy mismo, su Gobierno ha anunciado una subida de impuestos acompañada de un recorte en el sueldo de los funcionarios.

 

Ha sido su consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, quien ha explicado que este plan económico-financiero, que la Junta de Andalucía ha presentado hoy, pretende cumplir el objetivo de déficit del 1,5 por ciento.

 

Subida de impuestos y recorte en el salario de los funcionarios

 

Este plan, incluye, entre otras medidas, el "ajuste" en un 5% del sueldo de presidente de la Junta, consejeros y viceconsejeros, así como una bajada en los complementos y retribuciones de carácter variable de los empleados públicos, tanto funcionarios como interinos.

 

También habrá un aumento de 35 a 37,5 horas en la jornada laboral de empleados públicos en aplicación de la normativa básica estatal. Habrá una reducción del número de altos cargos, se bajará el número de horas extraordinarias, y una reducción los complementos adicionales de pagas extraordinarias de junio y diciembre. También se limitarán las ayudas a sindicatos.

Además de esta reducción del gasto, el Consejo de Gobierno ha aprobado una serie de medidas fiscales con el objetivo de ingresar mil millones de euros. El plan contempla un aumento de los tipos de ciertas figuras tributarias, como el tramo autonómico de IRPF en un punto, en el Impuesto de Patrimonio, y el impuesto especial de hidrocarburos, entre otros, así como medidas contra el fraude fiscal o un plan de optimización en la recuperación de un tercio de la cantidad entregada en concepto de adelanto de fondos europeos, así como el mantenimiento de medidas como venta y alquiler de activos patrimoniales.

Dentro del Plan Económico y Financiero aprobado por el Gobierno andaluz destaca también el anuncio del Ejecutivo de que no aplicará el aumento de la ratio escolar y la "reprogramación" de unos 570 millones de euros en inversión pública, de forma que no se realizará ninguna obra pública nueva salvo casos muy excepcionales.

En definitiva, parece que hacer lo que en un primer momento dije que no haría se está convirtiendo en la estrategia política de nuestros dirigentes. Hoy ha sido el turno de Andalucía. ¿De quién será mañana?