Noticias

Draghi: "Hay que cambiar la composición de la consolidación fiscal"

Mario Draghi ha definido 2012 como un año “interesante” que "se recordará como el del relanzamiento del euro". El presidente del BCE ha recordado las importantes decisiones que el año pasado tomó el organismo, como la puesta en marcha del programa OMT, y ha alabado las reformas emprendidas por los países del euro y su compromiso con la consolidación fiscal, "imprescindible para volver a crecer", ha dicho. Eso sí, Mario Draghi ha reconocido que la austeridad "provoca, a corto plazo, un efecto contractivo en la economía". El italiano ha afirmado que no hay que elegir entre austeridad o crecimiento, sino mitigar esos efectos negativos de la austeridad. Según ha explicado, muchos Gobiernos tomaron decisiones motivados por las prisas y la presión de los mercados que ahora deben rectificarse.

"El camino más sencillo que han encontrado muchos gobiernos para reducir el déficit es, sencillamente, aumentar impuestos y recortar el gasto en inversiones públicas e infraestructuras. Esto, que puede estar  justificado por la urgencia, es una manera de incrementar los efectos contractivos de la consolidación fiscal. Por tanto, una vez subsanada la urgencia, ¿por qué no cambiamos el foco? ", ha dicho Draghi que cree que ha abogado por volver a invertir y bajar impuestos.

El presidente del BCE se ha fijado como objetivo para 2013 "superar la fragmentación que aún existe entre los diferentes países de la región". Un reto para el que ya se han sentado algunas bases, como la creación de un supervisor bancario único. Según Mario Draghi, ese será el camino para, por ejemplo, romper el vínculo entre la deuda soberana y los bancos.  En un horizonte más lejano, el italiano ve posible una mutualización de los riesgos de la zona euro, aunque reconoce que dependerá de decisiones políticas.