Noticias

Educación sobre la LOMCE: “los pilares de la reforma no son negociables, los detalles sí"

El Ministerio de Educación continua la ronda de conversaciones con los grupos parlamentarios sobre la Ley LOMCE. Unos encuentros ante los que la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, ha explicado que el principal desacuerdo viene sobre la necesidad de realizar o no una reforma educativa: “se argumenta que ha habido muchas reformas y que una más puede producir inestabilidad y ser contraproducente. Sin embargo, nosotros defendemos que todas las reformas han  sido organizadas por Gobiernos Socialistas, que la única verdaderamente estructural fue la LOGSE de 1990 y que las demás han sido modificadas sobre el mismo modelo”. Un modelo que, a juicio de Gomendio, no funciona, tal y como demuestran las altas tasas de abandono escolar y los resultados de nivel comparativos. Con todo ello, defiende que “no nos podemos permitir un modelo educativo que condena a nuestros jóvenes al paro o a empleos de baja cualificación”.

Ante proceso de conversaciones con las fuerzas políticas, la secretario de Estado de Educación ha señalado cuáles son las líneas rojas del Ejecutivo: “los pilares de la reforma en cuanto a ideas generales no son negociables, pero en los detalles particulares de cómo poner estos procedimientos en marcha sí que estamos abiertos al diálogo”.  En cuanto a estos pilares básicos, Gomendio se ha referido a la implantación de evaluaciones nacionales externas a los centros, de manera que ayuden a mitigar las disparidades que existen en las comunidades autónomas; y una profunda reforma de la Formación Profesional para modernizarla y hacer más atractivo este modelo práctico y experimental.

Potenciar la FP

Precisamente sobre la FP ha explicado que el objetivo de la nueva ley es que 4º de la ESO sea un curso de iniciación bien sea hacia esta formación profesional o hacia el bachillerato: “que los chicos tengan la posibilidad de probar un año antes la alternativa que prefieren, aun con asignaturas comunes, de forma que se evite que al llegar a este nivel tengamos la situación actual, en la que uno de cada cuatro jóvenes no titula o no continua los estudios”.

Frente aquellos que utilizan estas medidas para calificar la ley de segregadoras y excluyentes, ha dicho que lo que están haciendo es “descalificar la formación profesional, siendo un tiempo de estudio más aplicado y que construye una vía más directa hacia el empleo”. Así, ha señalado que mientras en España sólo el 30% de nuestros jóvenes elige la FP, en otros países con menores tasas de abandono y de desempleo juvenil, este porcentaje sube hasta el 60%.

La secretaria de Estado de Educación también ha recordado que la Formación Dual funciona en España desde el mes de noviembre y que, a pesar de contar todavía con un presupuesto bajo, está superando sus expectativas, con más de 500 empresas y 4.000 alumnos participando de este modelo. “Con esto se permite al alumno tener un mayor conocimiento del entorno laboral y a las empresas participar de una manera más activa en la formación de los estudiantes”, ha alabado antes de mostrarse esperanza de que crezca de manera importante sin sustituir nunca a la FP más tradicional.

Responde a otras críticas

Frente a otras críticas que ha recibido el Gobierno por la Ley LOMCE, como haberse plegado a los obispos, Montserrat Gomendio ha defendido que “las voces que lo dicen plantean un escenario que no tiene nada que ver con la ley”. Así, explica que lo que se propone es que la religión siga siendo de oferta obligatoria pero elección voluntaria. “Además, es rotundamente falso que cuente de cara a las becas de acceso a la universidad, puesto que en el bachillerato ni siquiera es de oferta obligatoria”.

Finalmente, y sobre las declaraciones de la Consejera de Educación de Cataluña, en las que aseguraba que si entra en vigor la Ley LOMCE optará por la insumisión, Montserrtat Gomendio se ha mostrado tajante: “no es una opción, la ley la tiene que cumplir todo el mundo”.