Noticias

Las elecciones EEUU llegan a España: Parrilla vs Levy

 

En nuestro país también se está viviendo con intensidad la jornada electoral estadounidense. La representación del partido demócrata en España  asegura que se planteará un compromiso en el Congreso para cerrar y resolver un presupuesto a cuatro años, y mantiene la esperanza de que las iniciativas de Obama no caigan en saco roto. Al otro lado, James Levy, represenante del partido republicano en España, centra su debate en el tema económico.

Enrique Parrilla, un demócrata en España

Gestiona Radio ha hablado con el presidente de Democrat Abroad, Enrique Parrilla piensa que la clave de su éxito está en “la historia y los cuatro años de Barack Obama”. Además, ha destacado la importancia que tuvo el actual presidente en el cambio de gobierno en 2009.

Respecto a la reforma de impuestos que vendrá con el precipicio fiscal, y que aumentará las cargas para los ciudadanos y el recorte por déficit del 5%, Parrilla ha asegurado que “son medidas que tienen lugar de forma automática en base a una legislación firmada y, de alguna manera, impuestas por el Congreso republicano”.

Parrilla ha alabado también la labor de Obama y ha adelantado algunas de las medidas económicas que va a seguir el líder si finalmente es reelegido: “Mantener los impuestos bajos a las familias más desfavorecidas, no reducir el 10% de las rentas más altas, que es lo que quiere hacer Romney, y mantener el gasto público y los programas que se aseguran de que la mayoría de los americanos que no tienen medios no caigan en la más absoluta pobreza”.

James Levy, un republicano en España

James Levy, presidente del Partido Republicano de Estados Unidos en España, ha remarcado en Gestiona Radio como “la política económica de Obama no ha funcionado”. Como alternativa, explica que el candidato republicano Mitt Romney apuesta por un mayor impulso de la generación de la energía nacional, dejando de lado las energías renovables: un mayor aumento de las exportaciones de pequeños empresarios; y menos regulación empresarial. Y es que asegura que “el sector privado de Estados Unidos es capaz de generar muchísimos ingresos, pero para ello se le tiene que dejar crecer”.  En este sentido, ha señalado que “sólo con poner en la Casa Blanca un ambiente más proempresa, habrá más crecimiento en el país”.

Levy ha señalado también que el problema de Estados Unidos no es culpa del rescate financiero porque, dice, los bancos ya han devuelto el dinero. Así, a su juicio, el problema fue que, ante una economía muy débil, el actual presidente Barack Obama en lugar de bajar los impuestos, optó por aumentar el gasto público en subsidios y programas que fundamentalmente ayudaban a sus amigos. Por el contrario, Romney apuesta por rebajar los impuestos, tal y como hicieron en el pasado los presidente Kennedy o Reagan. “El crecimiento viene del sector privado y no más gasto  público, y Obama no entiende nada del sector privado”, insisten desde el partido republicano. Este portavoz republicano asegura también estar sorprendido por “el grado de desinformación que hay en Europa sobre el señor Romney”. Así, asegura que los déficits más importantes en la historia de Estados Unidos se han producido durante los últimos años del mandato de Obama.

Durante los últimos días también hemos visto como Mitt Romney ha prometido la creación de 12 millones de empleo: “esta tarea será fácil si los empleados tienen algo de confianza en el futuro, y con el exceso de regulaciones en el sector privado, hay miedo al futuro”. En cuanto a los sectores en los que se podría crear estos puestos de trabajo, Levy ha puesto los ojos en el sector de la energía, la agricultura y el turismo. Precisamente la reforma sanitaria de Obama es, según Levy, un motivo por el que los empresarios no contratan. Además, critica que su gestión haya sido unilateral, sin contar con ningún voto de su partido.

En cuando a la política monetaria, James Levy ha señalado que lo único que hay claro es que si gana, el partido republicano no va a renovar el mandato de Ben Bernanke: “ha sido un desastre, porque es un profesor de universidad y no habría trabajador ni un día en el sector privado”. Asimismo, ha reconocido como el hecho de que Estados Unidos esté financiando su déficit con su propia reserva federal “es un camino que lleva al desastre”. Más optimista se ha mostrado en la posibilidad de evitar el precipicio fiscal anunciado para el próximo 1 de enero. “No puede pasar que suban los impuestos de forma tan brutal en medio de esta economía tan débil. Tiene que haber una forma de llegar a un acuerdo aunque sea justo en el último momento”, ha sentenciado.