Noticias

Embajador de Croacia: “Junto al turismo, las PYMES, la industria y los servicios son los pilares del país”

La incorporación de Croacia a la Unión Europea el próximo 1 de julio supone “una vuelta a casa porque siempre nos hemos sentido pertenecientes al mundo europeo”. Así de emotivo se ha mostrado Neven Pelicaric, el embajador croata en nuestro país, quien ah reconocido que se trata de la culminación de un largo proceso: “después de una trayectoria de comunismo, de una guerra feroz y de la reconstrucción del país llevamos desde el año 2000 con aproximaciones, negociaciones y duras reformas”.

Para afrontar esta integración, y seguir con la recuperación del país, que perdió casi un 150% de su PIB como consecuencia del conflicto vivido en la segunda mitad del Siglo XX,  Pelicaric ha hecho referencia a los pilares con los que cuenta la economía croata, entre los que destaca el turismo. “Seguimos cambiando el turismo de bajo nivel y asumiendo instalaciones de 3, 4 y 5 estrellas. Así, estamos construyendo más camas en pequeños hoteles y huyendo de los grandes resort, ya que no queremos destrozar nuestro medio ambiente”. Pero, según el embajador, Croacia es mucho más que turismo. De cara al futuro van a apostar también por los servicios, el desarrollo de las PYMES, para lo que tendrán que solventar problemas de flujo de crédito, y la remodelación de una industria destruida tras la guerra.

Beneficios de Europa

Para conseguir estos objetivos, el país croata confía en Europa. “Nos aporta una forma de estabilidad y nos ha permitido hacer los cambios necesarios más rápidos. De hecho, desde el año 2004, cuando empezamos el camino hacia la integración plena, la sociedad croata, el alma y su mercado ha cambiado para mejor”, ha explicado Pelicaric, quien reconoce también que esta integración supone entrar en un mercado de 500 millones de consumidores.

En este sentido, los croatas esperan que su presencia en la UE no solo les ayude a salir adelante más rápido sino que también tenga un efecto secundario muy importante, mediante la atracción de mayores inversiones. Para la gestión de los fondos europeos (durante la segunda mitad del 2013, Croacia va a pagar a la Unión Europea 250 millones y espera recibir unos 370 millones), apuesta por fijarse en España y poder colaborar con ella: “esperamos hacer cosas con Talgo y ADIF y la infraestructura croata, para posteriormente poder exportarlo a otros países del este”.

Además, desde Croacia se muestran convencidos de que al ser pequeños, no suponen ningún riesgo para Europa y que también tienen cosas que aportar: “tenemos un conocimiento de los Balcanes occidental, 1.244 islas de una costa maravillosa, un poco de nuestra cultura y nuestra lengua…”.

¿Es el momento adecuado?

Ante la pregunta de si este es el mejor momento para integrarse en la UE, el embajador croata ha señalado que hace 12 años, cuando empezaron los procesos, la situación era muy diferente. No obstante ve la situación de forma positiva: “la Unión Europea es una casa con 28 habitaciones y aunque es verdad que el techo gotea, fuera llueve. Estando dentro todos juntos podemos frenar ese goteo. Además, hay que verlo con la perspectiva de los que vienen de fuera mojados”. Precisamente la solidaridad entre estos países es, según Pelicaric, uno de los puntos fundamentales.

Finalmente, el embajador de Croacia en España ha explicado que la implantación del euro como moneda oficial en Croacia es algo “ante lo que no se puede decir nada, es sí o sí” y que espera que sea posible en 5 ó 6 años.