Noticias

Enrique Iglesias: "Yo abriría más puertas en el Banco Central Europeo"

Enrique Iglesias, Secretario General Iberoamericano (SEGIB) ha destacado la importancia de los bancos centrales en la actual crisis económica.  De hecho, ha demandado que en el caso de Europa, el BCE debe abrir más puertas: “sé que hay una resistencia muy grande por las posiciones ortodoxas, pero en momentos como el actual, con una importantísima tasa de desempleo sobre todo entre la gente joven, el regulador debe ser más audaz para acompañar los estímulos que se tienen que generar en la economía”, ha explicado. En este sentido, desde SEGIB creen en la necesidad de que los bancos centrales actúen de forma dinámica, que cumplan con su función de preservar la inflación pero, al mismo tiempo, contribuyan a aumentar el ritmo de crecimiento.

Además, Iglesias ha destacado el papel relevante que los bancos centrales tuvieron durante la crisis en América Latina: “inyectaron liquidez cuando había que hacerlo, y la crisis golpeó de otra manera porque los bancos centrales fueron muy proactivos”.

Enrique Iglesias también se ha mostrado convencido de que hay que balancear” la austeridad con las políticas de crecimiento: “hay que frenar el déficit, racionalizar el gasto del Estado, pero con medidas de estímulo”. Por ello, cree que medidas como promover el crédito entre las PYMES o fomentar el empleo juvenil son positivas.  Además, ha apuntado que “es la primera vez” que ve que la posición de Europa no está con la de Estados Unidos, que hay discrepancias entre norte y sur, lo que, a su juicio, “paraliza la acción”.

Frenazo económico en la región

Unas recomendaciones que, explica, vienen de la experiencia vivienda en Iberoamérica: “la región vivió su periodo difícil en los años noventa, y desde entonces pusimos un énfasis particular en acompañar los ajustes imprescindibles con un programa de estímulos”. No obstante, el Secretario General Iberoamericano reconoce que América Latina tenía elementos diferentes a la situación que actualmente vive Europa: “nosotros pudimos devaluar la moneda, lo que siempre es una especie de anestésico para soportar mejor la situación que mediante la devaluación interna”, ha explicado.

Ante los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que prevén un crecimiento para la región del 3,5%, cuatro décimas inferior a lo pronosticado a finales de 2012, Iglesias reconoce que Iberoamérica está sintiendo el impacto del decrecimiento de Europa. Concretamente, han notado estos efectos tanto por la reducción de las importaciones como por la caída en la inversión privada extranjera.

Pese a esta situación, desde SEGIB aseguran que la región iberoamericana no teme ningún efecto negativo de un posible acuerdo de libre comercio entre Europa y Estados Unidos: “si ese matrimonio funciona, será una gran solución para los dos, lo que tendrá también un impacto muy importante en América Latina”. Y es que Iglesias ha recordado que Estados Unidos tiene acuerdos comerciales con 11 países del Pacífico, algo similar a lo que ocurre con Europa.

Finalmente, Iglesias ha reconocido que existen problemas de inseguridad jurñidica en la región, aunque ha defendido que esa preocupación se refiere a cosas puntuales, pero no al grueso de la región. Así, ha recomendado “no proyectar las decepciones a lo que es un clima general de bienvenida de las inversiones con seguridad jurídica”.