Noticias

España no cumplirá con Bruselas

 

El último informe del avance del Viejo Continente arroja unas cifras complicadas para el futuro de España. Nuestro país no será capaz de cumplir con los objetivos fijados por Europa ni en 2012, ni en 2013, es decir, según las previsiones el déficit fiscal de España será del 6,6% durante los próximos, seis décimas por encima de los parámetros marcados dentro del plan de estabilidad europeo.

Los pronósticos también hacen diana con nuestra deuda pública, que según la Comisión Europea, rozará el 70% del PIB este año, y escalará al 78% el año que viene. Con respecto al nivel de inflación, alcanzará de media el 3% en 2011, aunque afirman que descenderá al 1,1% y al 1,3% en 2012 y 2013.

Por todo ello, desde el seno de la UE se piden “más medidas correctivas” con el objetivo de cumplir con el contrato firmado por el conjunto de países miembros de la moneda única, al Gobierno que salga ganador de las próximas elecciones generales.

Parón del avance económico.

El organismo presidido por Durao Barroso también hace evidente el deteriorado momento por el que traviesa – y atravesará – el caminar de nuestra economía.

La Comisión Europea (CE) recorta las previsiones de crecimiento que maneja pera España, hasta el 0,7% del PIB tanto para este año, como para 2012 – las reduce a las anteriores que auguraban un crecimiento del 0,8% y del 1,5% que la intitución hacía públicas la pasada primavera – los motivos se encuentran en el impacto de la crisis de deuda, la desaceleración de la economía mundial, los ajustes en el sector público y el proceso de desendeudamiento de familias y empresas.

El Ejecutivo comunitario pronostica que la economía española volverá a caer (-0,1%) durante el último trimestre del año y se mantendrá prácticamente estancada en los primeros meses de 2012. El ritmo de crecimiento se acelerará a partir de 2013, año para el que Bruselas prevé un 1,4%.

La tasa de paro no caerá del 20% hasta 2014.

Toda esta debilidad que pronostica la CE para nuestra economía, provocará – según afirma – que la creación de empleo se retrase, “está previsto que el empleo caiga más significativamente tanto en 2011 como en 2012. En 2012, un recorte adicional de puestos de trabajo aumentará la presión al alza sobre la tasa de paro, aunque ello se verá limitado por una disminución de la población activa por la salida considerable de trabajadores inmigrantes", publica el informe.

La situación que se pinta para nuestro futuro, es tan compleja, que ni siquiera en 2013 la tasa de paro bajará del 20%,  "la fuerte contracción económica y el todavía débil crecimiento económico durante la recuperación explican el aumento del paro", señala el Ejecutivo comunitario.