Noticias

“España está a la par con Estados Unidos en cuanto a implantación de tecnologías Big Data”

La tecnología de procesamiento y análisis de datos está aún en una fase inicial, en la que, tal y como asegura José Curto, sólo las empresas más innovadoras están haciendo un primer acercamiento a sus virtudes. Lo hacen, sin duda, animadas por la eclosión de nuevos dispositivos, como tabletas y móviles inteligentes. Unos aparatos de última generación que, a su vez, están multiplicando el tráfico de datos a nivel mundial y motivando una digitalización de los procesos de negocio en las empresas. “Cada vez fluye una mayor cantidad de datos, más rápido y desde una mayor cantidad de fuentes diferentes”, comenta Curto. Big Data es, por definirlo brevemente, una colección de técnicas y estrategias que buscan extraer un valor de forma económica de estos grandes volúmenes de datos.

El analista senior de IDC destaca que son muchas las ventajas que pueden obtener las empresas a partir de esta nueva tecnología. En concreto, José Curto cita cinco principales ámbitos en los que propicia beneficios. Por un lado, según el experto, Big Data aporta una información basada en datos y no en intuición para la toma de decisiones. Por otro, estaría la contribución a llevar un mayor control sobre los riesgos, como podría ser la detección de posibles fraudes. A todo ello, Curto une la decisiva participación de estos datos en el control de costes de las empresas, a través de la automatización de procesos operativos y tácticas de las mismas.

Pero, más allá de estas ventajas, José Curto considera que la de mayor importancia es la generación de nuevos ingresos para las compañías. Un ejemplo claro, el del fabricante de material deportivo Nike. “A través de una aplicación y sensores en zapatillas o pulseras, la compañía monitoriza los ejercicios de sus usuarios. Así incentiva a sus clientes a superarse, compararse con sus amigos y tener más ganas de correr”. Ese es el beneficio directo para los usuarios, incluso para fomentar hábitos saludables en la sociedad. En lo que respecta a las compañías, la ventaja es igualmente palpable. “A través de esos incentivos, y para mejorar sus resultados, los usuarios compran más zapatillas y camisetas”, concluye.