Noticias

Europa vuelve a ‘discutir’ sobre el supervisor bancario único

Alemania se ha propuesto que no haya un Eurogrupo tranquilo. Los ministros de finanzas se reúnen desde hoy en Irlanda, y lo que iba a ser un encuentro para hablar de cómo recuperar el crédito y la financiación empresarial, se va a convertir en una discusión ya conocida que estaba superada: la de cómo articular el supervisor bancario único europeo.

Y es que al parecer Berlín no está todavía convencida con la figura del supervisor bancario, y quiere volver a discutir acerca de la separación entre los cometidos de política monetaria y de supervisión financiera dentro del Banco Central Europeo. Una discusión técnica, dicen fuentes europeas, pero que puede retrasar todo el proceso para instaurar una recapitalización directa a los bancos en caso de que necesiten un rescate por parte del MEDE.

Pero no será el único tema sobre la mesa. Los ministros europeos también van a abordar el orden de entrada del Mecanismo de AyudaEspaña y algunos países del Sur defiende que ponga el dinero antes de que tengan que pagar los depositantes, mientras que el resto de países del Norte quieren que el Fondo de Ayuda sea el último en entrar en escena, al igual que se ha hecho en Chipre.

Pendientes de Chipre y Portugal

Los titulares de Economía de la eurozona van a evaluar también estos días la situación de estos dos Estados miembros de España y Portugal. El Gobierno luso de Passos Coelho tendrá que explicar los nuevos recortes que va a aplicar para reducir su déficit y ajustarlo a los objetivos fijados con la UE, de cara a recibir en mayo el próximo tramo de su rescate, de 2.000 millones.

Por su parte, Chipre va a dar detalles sobre su relajación de los límites para evitar la fuga de capitales. Y es que ha ampliado a 300.000 euros el tope máximo de dinero para las transacciones a nivel nacional, a 20.000 euros el límite para los pagos en el extranjero, y quienes viajen fuera de Chipre podrán llevar consigo hasta 2.000 euros. Pero no sólo eso, es que además ahora se ha sabido que este rescate va a costar 7.000 millones de euros más de lo previsto.