Noticias

FAES: “Simplificar los impuestos y rebajar los tipos marginales podría eliminar el fraude”

Miguel Marín, responsable de Economía y Políticas Públicas de la Fundación FAES, se ha mostrado contundente al asegurar que “tenemos un problema de ser eficientes a la hora de recaudar”. Y es que, señala, tenemos unos tipos marginales de los impuestos muy altos y uno de los niveles de recaudación más bajos de toda la Unión Europea. Por ello, desde FAES apuestan por unas líneas generales que guíen la reforma tributaria y que pase porque haya más gente que pague menos impuestos. “Sin líneas que tuvieron éxito en 1998 y en 2002 y que podrían tener éxito ahora”, explica.

Además, estos cambios podrían ayudar a luchar contra el fraude que, según Marín, tienen un componente con la complejidad y lo elevado que sean los tipos marginales: “una simplificación de los impuestos y una rebaja sustancia de estos tipos podría llevar a eliminar el fraude”, defiende. Eso sí, recuerda que el fraude no es el único problema de nuestro sistema fiscal, sino que tiene también un problema de diseño y estructura.

Así, una de las novedades que cree FAES que deberían introducirse es una mayor simplicidad en el sistema tributario: “La simplificación de los impuestos es un valor en sí mismo. Además, los impuestos muy complicados sin regresivos, porque el coste necesario para presentar la declaración de la renta es el mismo para todos”. En la línea con esta simplicidad, Manuel Marín cree necesario eliminar numerosas reducciones en IRPF y, sobre todo, en sociedades.

Sobre las deducciones

Pero no es lo único: “planteamos no sólo una eliminación de las deducciones, sino que esto nos permita bajar ostensiblemente el tipo marginal, de forma que el tipo efectivo sea similar o algo más bajo al actual”, explica  el responsable de Economía y Políticas Públicas de la Fundación FAES. Y es que cree que con la situación de ahora, tenemos un tipo que trata de discrminar positivamente a las PYMES cuando realmente éstas no pueden beneficiarse de las reducciones y acaban pagando un tipo más alto.

“Las tendencias internacionales y la propia evidencia en España demuestran que las reformas fiscales van avanzando hacia un mayor peso en la imposición indirecta”, añaden desde FAES para después asegurar que la estrategia no debería pasar por aumentar los indirectos sino reducir el peso que tiene la imposición directa, rebajando los tipos marginales del IRPF.

Finalmente, Mifuel Marín ha descartado que estas propuestas tengan un alto contenido ideológico asegurando que detrás del informe recientemente publicado por FAES hay mucho fundamento técnico y empírico: “está demostrado que bajar los impuestos lleva aparejado un aumento de la recaudación, hasta un punto”. Precisamente este experto pone el límite entre el 35%-40% del IRPF. “Por encima de estos tipos marginales se entra en la zona prohibida que afectaría a la recaudación”, sentencia.