Noticias

La Fed y el Banco de Japón apuestan por los estímulos

Los mercados están de enhorabuena, porque la super vitamina de los Bancos Centrales va a continuar. El Banco de Japón refrenda su política de estímulos económicos, y asegura que continuará sin grandes cambios porque empieza a atisbarse una cierta recuperación de la economía nipona. Es decir, que va a seguir comprando hasta 540.000 millones de euros anuales para incrementar la base monetaria del país.

En Estados Unidos

Una línea similar es la que va a mantener la Reserva Federal. Ben Bernanke ha asegurado en la celebración de los 100 años de la FED que por ahora no contempla la retirada de los estímulos económicos, ni tampoco subir los tipos de interés, actualmente entre el 0% y el 0,5%. Es más, ha recordado que para que se produzca un cambio de política monetaria la tasa de paro debe rondar el 6.5%. Sin embargo, hay algo que llama la atención: la mitad de los miembros de la FED apoyaría una reducción de las compras de bonos.

En este sentido, Bernanke afirma que dada la actual política fiscal restrictiva de EEUU, con el agudo plan de recortes en el gasto público acordado por el Congreso, la política monetaria expansiva para el futuro inmediato es necesaria. Además de los bajos tipos de interés desde hace más de cuatro años, la Reserva mantiene un agresivo plan de inyección de liquidez por valor de 85.000 millones de dólares al mes a través de la compra de bonos, con el objetivo de impulsar la todavía tibia recuperación económica.

Pendientes de Europa

Con ese telón de fondo fuera de nuestras fronteras, veremos lo que nos dice hoy el informe mensual del Banco Central Europeo sobre la coyuntura económica en la eurozona. Va a llegar después del tercer y penúltimo informe de la CE y el BCE sobre la marcha del rescate bancario español, que lanza un mensaje de tranquilidad, pero también advierte: de momento, el objetivo último de la reestructuración de las entidades -reactivar la financiación de la economía-, no solo no se está consiguiendo sino que la caída del crédito se está acelerando. Y es que según el informe, la financiación bancaria a empresas y familias seguirá cayendo hasta 2014.