Noticias

FENAC pide al Gobierno urgentes rebajas fiscales a las PYMES “para homologarnos a la media europea y ganar competitividad”

Un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Consultoría, Servicios, Oficinas y Despachos (FENAC), concluye que las pequeñas y medianas empresas españolas tienen una carga fiscal superior a la media de los países del mundo desarrollado agrupados en la OCDE. En concreto, el estudio apunta que las cotizaciones sociales que abonan las pymes españolas son más de once puntos superiores a la media de la OCDE, mientras que las tasas impositivas superan a la media en casi dos puntos porcentuales.

A la vista de estos datos, el Vicepresidente de FENAC y Presidente de Asuntos Laborales de CEIM, Francisco Aranda, ha solicitado al nuevo ejecutivo de Mariano Rajoy que, de manera urgente, aplique rebajas fiscales a las pymes españolas “para podernos homologar a la media europea y no mantener esta gran desventaja competitiva”. Según el mencionado dirigente empresarial, “las cotizaciones sociales son un claro ejemplo de impuesto desincentivador de la creación de empleo, lo cual no puede permitirse un país que supera en más del doble la tasa de paro de la UE. Esta sobrecarga de impuestos a las pymes lo único que consigue es reducir nuestra competitividad lo cual tiene un reflejo en la terrible destrucción de empleo a la que venimos asistiendo cada mes”.

El análisis de FENAC diferencia entre presión fiscal y tipos de gravámenes soportados por las pymes “que son dos conceptos totalmente diferentes”. La presión fiscal no es más que la relación entre recaudación tributaria y el PIB y, “efectivamente, este concepto se ha visto reducido de forma drástica, pero porque se ha producido una terrible caída de la actividad económica y del empleo, lo cual ha hecho derrumbarse los ingresos de carácter tributario, especialmente el impuesto de sociedades y el IVA”. Otro tema diferente es el nivel impositivo o la carga fiscal, que en el caso de las pymes, según concluye el análisis de FENAC, es superior que la media de los países desarrollados, incluyendo los costes administrativos derivados del pago de estos impuestos.