Noticias

Ferrer Dufol (CEOE) ante el paro: “Con cinco millones de desempleados no se puede ser optimista”

Javier Ferrer Dufol, vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal del metal, ha defendido que ante los datos de paro no se puede caer en el derrotismo absoluto, pero tampoco ser optimistas: “con cinco millones de parados hay que ser realista. Es cierto que estamos un poco mejor que hace un año en cuanto a situación económica, pero estamos peor en cuanto a empleo”, ha defendido. En este sentido, ha apuntado la necesidad de seguir trabajando para salir de la crisis, especialmente en los que respecta al mercado laboral, la financiación de las pequeñas y medianas empresas y la reforma de las administraciones públicas.

Además, ha considerado un acierto la medida del Ministerio de Empleo de pasar de 41 a 5 contratos: “antes había una gran confusión entre los empresarios y no era lógico. La situación actual es mucho más racional”, ha explicado. Por el contrario, el número 2 de la patronal considera un error apostar por más salario y menos jornada, tal y como reclaman desde los sindicatos. “Cuando hay pedidos, hay que ser competitivos. Además, el trabajador no demanda trabajar menos sino unos salarios adecuados, lo que es lógico”. Así, ha valorado positivamente el criterio de ligar los salarios a la situación real de las empresas y no al IPC lo que, dice, provocó que “llegáramos a los cinco millones de parados”.

Adaptarse a los cambios

Sobre otros cambios a adoptar, Ferrer Dufol ha recordado que la empresa española ha cambiado sustancialmente: “sólo hay que fijarse en el sector del automóvil, donde España tiene nuevos modelos que fabricar y exportar a todo el mundo”. Además cree que debemos apoyarnos en Europa: “el viejo continente está yendo un poco mejor y tirará del carro”.

Finalmente, y sobre las pensiones, Javier Ferrer Dufol se muestra convencido en que habrá acuerdo con los agentes sociales, tal y como ocurrió hace un par de años. Además, cree necesario despolitizar el tema, ya que, a su juicio, se trata de una cuestión matemática. “Naturalmente hay cosas que hay que retocar. Pero no creo que sea difícil llegar a un acuerdo a no ser que lo impida el razonamiento político”. Así, señala que ahora la prioridad es “conservar el espíritu del Pacto de Toledo".