Garoña deja de funcionar

Este cierre se produce para evitar que la central tenga que pagar la nueva tributación energética que se va a robar el próximo jueves. Una nueva tasa que conllevaría tener que pagar impuestos adicionales por valor de 153 millones de euros, algo que a lo que la empresa no está dispuesta. Además, según Nuclenor, varios informes económicos y jurídicos indican que esperara al 2013 para este cierre les haría "aumentar las pérdidas económicas hasta el punto de llevarla a entrar en causa de disolución y en situación concursal".

 

Un cierre que es entendido como una mala noticia desde Castilla y León. Así, su consejero de Economía, Tomás Villanueva, ha pedido al Gobierno que dialogue para evitar el cerrojazo definitivo antes de fin de año.
 

 

 

 

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies