Noticias

Las gasolineras piden al Gobierno que "elimine" los combustibles del IPC

El Presidente de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio, Javier Bru, ha identificado tres componentes en el precio de la gasolina: “El precio de la materia prima, la cuestión impositiva y la parte que supone costes generales y costes de manipulación y márgenes para mayoristas y minoristas. “A esto habría que añadir el efecto que tiene que el carburante normalmente se cotiza en dólares y ahí siempre hay un problema derivado del cambio de divisa. La fijación del precio no es fácil de determinar y oscila mucho”, ha agregado.

Respecto a la problemática del sector y la gravación de sus productos, ha indicado que “no es exactamente igual para toda Europa porque depende un poco de los costes de posicionamiento de producto”: “La carga impositiva es prácticamente casi el 50% del precio. Esta carga y la parte de márgenes y reservas estratégicas es la variable que puede diferenciar. Por eso se habla de si se es más caro o no antes de impuestos que en otros países de Europa”. Bru también ha querido comentar la bajada generalizada “tremenda” de los precios sobre los carburantes: “Si cogemos desde finales de agosto hasta casi finales de noviembre, la diferencia de precio es de 17 y de 27 pesetas, según fuera gasoil o gasolina”.

A este respecto, Bru cree que el Gobierno debería sacar la gasolina de la cesta que compone el IPC, ya que "se pierde la proporcionalidad. Lo hemos visto: con un mes de descenso de precios, hay una caída de medio punto en el indicador". De ahí, señala, que sea importante cambiar la forma de medir la subida de los precios.  

El directivo ha puntualizado los matices que, en su opinión, tiene la palabra competencia relacionada con su sector de las estaciones de servicio: “Si por competencia entendemos la posibilidad de que el consumidor adquiera el mismo producto con unas diferencias de precios según el establecimiento o marca a la que vaya, sí existe competencia. Existen puntos con precios sensiblemente diferentes por políticas comerciales distintas, por lo que el consumidor cuenta con un abanico amplio de posibilidades para llegar a precios diferentes”. Y es que lo que plantea la Comisión Nacional de Competencia es una problemática diferente, que deriva del origen de este sector.

Según el propio Bru, “estamos oyendo manifestaciones desde la propia Administración de que habría que liberalizar el sector, el cual ya se liberalizó en el 92. Otra cuestión es que haya una concentración de tres o cuatro grandes marcas y han ido llegando otras marcas y han intentado posicionarse con resultados diferentes. Ahí hay un problema estructural”. También ha ratificado el problema con los contratos, puesto que “el mercado marca las pautas para todos y hoy estamos un 70% con unos contratos leoninos y difíciles de gestionar” y ha desmentido el ya famoso mito de que “los lunes es más baratos echar gasolina”.

Bru ha señalado que las gasolineras “low cost” no son una solución viable, de hecho la ha calificado de “peligrosa”: “Yo soy de los que piensan que a veces hay que copiar y copiar bien, porque las experiencias las tienes alrededor. En Francia, se destrozó el tejido empresarial y más del 60% de la venta de carburantes está en manos de grandes superficies”. Sin embargo, ha reconocido que el sector del llamado “non-oil” (servicios extra de las estaciones de servicio) “ha supuesto la salvación en muchos casos”: “Sobre todo para el empresario pequeño, ha supuesto ingresar una serie de rendimientos que no se tenían a través del carburante”. El ejecutivo ha manifestado su deseo de llegar “a una solución definitiva”, pero ha reconocido que lo único que se está haciendo es barajar varias posibilidades: “La eliminación de precios máximos, es decir, se fija un precio máximo y a partir de ahí se detraen los márgenes que se pretenden ceder a las estaciones de servicio; la posibilidad de liberalizar las exclusividades, esto es, cuando una persona tiene un contrato firmado en exclusiva por un plazo largo de tiempo, su capacidad de discutir con su proveedor es prácticamente nula; por eso están estudiando la posibilidad de abrir algún camino en esa línea para poder avanzar”.