Noticias

El Gobierno sacará otros 6.148 millones del Fondo de Reserva de las pensiones

En su comparecencia en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, la ministra apuntó que cuando acabe este ejercicio el Ejecutivo habrá retirado en los dos últimos años unos 23.631 millones de euros de la 'hucha' de las pensiones, de los que 4.980 millones corresponden al fondo de prevención y 18.651 millones al Fondo de Reserva.

En la actualidad, la llamada 'hucha' de las pensiones cuenta con 59.385 millones de euros, lo que representa un 5,77% del PIB.

Esta situación se explica por el déficit que arrastra el sistema y que el Gobierno prevé que siga produciéndose hasta el año 2016. Hasta ese año, el déficit acumulado de la Seguridad Social habrá alcanzado los 36.500 millones de euros.

Ante esta situación, la ministra, que presentó a los diputados la propuesta del Gobierno para el establecimiento del factor de sostenibilidad y el nuevo índice de revalorización, advirtió que el hecho de que el sistema de pensiones "haya sido viable hasta ahora, no quiere decir que lo siga siendo en el futuro" y, por esta razón, es necesario "tomar medidas.

En este sentido, la responsable de Empleo y Seguridad Social explicó que las pensiones mínimas no se verán afectadas por la aplicación del factor de sostenibilidad. Es decir, la evolución de la esperanza de vida no provocará una disminución de la prestación por debajo de la pensión mínima.

En su participación en la comisión parlamentaria, la ministra defendió la propuesta del Ejecutivo y aseguró que el Gobierno "no se va a quedar de brazos cruzados esperando a que se agote el Fondo de Reserva o a que la reforma de 2011 tenga sus efectos".

Según Báñez, si no se adoptaran estas reformas la llamada 'hucha' de las pensiones se agotaría antes de los previsto y el sistema se vería abocado a la necesidad de pedir un préstamo para pagar las prestaciones.

Asimismo, sostuvo que la reforma que propone el Gobierno permite "repartir con equidad los esfuerzos y las prestaciones", y reiteró que garantiza que no se congelen las pensiones sino que, en época de crisis, crecerán un mínimo del 0,25%. "Crecerán todo lo que el sistema les permita", añadió.

Así, la ministra defendió que la propuesta del Gobierno no busca "recortar" las pensiones, sino "contribuir a un reparto equitativo" y "garantizar la equidad entre generaciones". Así, aseveró que "como no es recortar, no se reducirá la cuantía de las pensiones", sino que "la prestación media será mayor cada año".

No obstante, la ministra dejó claro que el modelo presentado por el Gobierno está "abierto al diálogo y al debate", e instó a los grupos del Pacto de Toledo a "hablar de lo que quieran", ya sea "ingresos, gastos, periodos de cómputo o bases máximas y mínimas de cotización".

RECHAZO DE LA OPOSICIÓN

La práctica totalidad de los grupos de la oposición mostraron su rechazo a la propuesta del Gobierno y criticaron que la ministra comparezca cuando los presupuestos ya recogen la subida de las pensiones para el próximo año.

Sin embargo, Báñez apuntó que la subida del 0,25% que recoge el proyecto de presupuestos es "un mínimo" y se "modificará" si en el trámite parlamentario cambia la fórmula propuesta por el Gobierno.

El portavoz socialista en la comisión del Pacto de Toledo y ex ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, advirtió al Ejecutivo que cuando su partido vuelva a gobernar retirará este factor de sostenbilidad y el nuevo índice de revalorización de las pensiones.

En respuesta a la ministra, Gómez aseveró que "esta reforma no durará más de lo que duren ustedes en el Gobierno", ya que lo que ha provocado es "la ruptura del Pacto de Toledo".

También mostró su rechazo "al contenido de la reforma casi en el mismo nivel que a las formas utilizadas", en las que "la palabra negociar ha estado ausente del vocabulario". Por esta razón, criticó que la metodología utilizada por el Gobierno supone "un desprecio al Pacto de Toledo".

Por su parte, el portavoz de CiU en la Comisión, Carles Campuzano, recordó que hasta ahora las reformas de pensiones llegaron "con un acuerdo social previo", por lo que la situación actual "rompe la lógica de funcionamiento del Pacto de Toledo". Así, pidió a la ministra que retire esta propuesta y "empiece de nuevo" buscando el consenso con los agentes sociales.

También recordó el informe aprobado por el Consejo Económico y Social (CES) la semana pasada que supone "una enmienda a la totalidad" de la reforma. En este sentido, hizo hincapié en que el objetivo del Pacto de Toledo, "que ahora se ha roto en su forma", era tratar de proteger a las pensiones de las mayorías absolutas, "que es lo que pasa ahora".

Por parte del PNV, Emilio Olabarría declaró que "todo el mundo se ha declarado en contra" de esta reforma y criticó que no es la opción "más valiente, ni la más progresiva, ni la más adecuada, ni la más equilibrada.

Asimismo, acusó a la ministra de "manipulación" al hablar de incremento de las pensiones, y advirtió de que podría haber "elementos inconstitucionales" en esta propuesta".

En una línea similar, el portavoz de La Izquierda Plural en la comisión, Joan Coscubiela, denunció que "esto ya no es el Pacto de Toledo, sino que es el observatorio de los atropellos", y aseguró que no entiende el objeto de la comparecencia de la ministra.

Además, espetó a Báñez que con esta propuesta "ha conseguido lo que parecía imposible, que es poner de acuerdo a sindicatos y empresarios en su contra, y usted dice que los que estamos equivocados somos todos los demás".

Ante las críticas de falta de respaldo, la ministra respondió que su propuesta ha recibido el apoyo de "instituciones tan importantes" como el FMI, la OCDE o la Comisión Europea. En este sentido, aseguró que el CES es "una institución más" y recordó que su informe "no es vinculante".

Álvaro Anchuelo de UPyD aseveró que la propuesta de diálogo lanzada por la responsable de Empleo está "viciada, porque se nos pide dialogar con un resultado predeterminado".

Por su parte, la diputada de BNG Olaia Fernández Davila criticó que el Gobierno no se plantease mejorar los ingresos del sistema, ya que asegura que lo que al Ejecutivo le interesaba era "rebajar las pensiones".

El representante de Amaiur Sabino Cuadra denunció que las pensiones ya son "en su mayoría una miseria" e instó a la ministra a sobrevivir con estas prestaciones. "Debería usted vivir con esas pensiones", dijo el diputado.

La intervención de Cuadra acabó cuando el presidente de la comisión, el ex vicepresidente del Gobierno Manuel Chaves, le retiró la palabra por mostrar una pancarta reivindicativa.