Noticias

De Guindos lava la cara al sector financiero

 

El ministro de Economía quiere provocar un lavado completo al sector financiero español, Luis de Guindos ha presentado una reforma financiera que busca – por encima de todo – recuperar la confianza en la banca, dando salida a los activos inmobiliarios más problemáticos.

La medida principal: se realizarán unas provisiones de 50.000 millones para cubrir su exposición al ladrillo y deberá finalizarse antes de fin de año.

Saneamiento de la exposición al ladrillo

Esta provisión se realizará en dos tramos, uno de 25.000 millones, y otro, mediante la dotación de un colchón de capital, que debe equivaler al 20% del suelo y al 15% de los créditos de promoción en curso. Todo este proceso – ha indicado De Guindos – "debe realizarse antes del 31 de diciembre de 2012".

La novedad, según De Guindos, se encuentra en la exigencia de provisiones, también de los activos considerados no problemáticos. En este caso, la provisión de este crédito promotor será del 7%, de manera preventiva por si estos créditos pasan a ser considerados problemáticos en un momento dado.

Tres objetivos: fortaleza, confianza y salida del ladrillo

De esta manera, De Guindos ha afirmado que la reforma busca tres objetivos: fortaleza, confianza y dar salida a los activos inmobiliarios.

En concreto, el titular de la cartera de Economía ha explicado, que la reforma busca mejorar el acceso de la banca española a la financiación en los mercados mayoristas, muy complicado en la actualidad.

 Otro de los objetivos – ha asegurado – es que "poco a poco la valoración contable de los activos se irá ajustando a la valoración del mercado y a medida que eso ocurra se facilitará la salida de los mismos y los ciudadanos se beneficiarán de unos precios de la vivienda más bajos", en relación al saneamiento de la exposición al ladrillo.

Las fusiones

Punto y aparte, merece el apartado de las fusiones. De Guindos ha explicado que se solicitará, a las entidades que tomen esta opción, algunos requisitos: un plan de gobierno corporativo, el compromiso de ampliación del crédito de estas entidades y un plan de viabilidad económica.

También se ponen plazos para liquidar el proceso de fusión, tendrá que ser antes del 30 de mayo, y la resolución verá la luz en el plazo máximo de un mes. Además, este tipo de operaciones deben estar autorizadas – previo paso por el Banco de España – por el Ministerio de Economías y culminadas antes del inicio de 2013.