Noticias

El indulto a Alfredo Sáenz, en manos de Mariano Rajoy

El idilio entre el Tribunal Supremo y el indulto concedido a Alfredo Sáenz no es algo nuevo. La última ocasión que el órgano judicial se rebeló en contra con la decisión tomada por el Gobierno, fue precisamente durante la última etapa del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. En noviembre de 2011, mostró su rechazo argumentando "que no había razones de equidad o justicia para indultarle", por lo que dejaba la decisión final sobre el – por entonces – presidente del Gobierno, que retificó el indulto a Sáenz.

Alfredo Sáenz fue condenado a tres meses de cárcel e inhabilitación por haber dado instrucciones para que en 1994, Banesto presentara, a sabiendas de su falsedad, una querella criminal por estafa y alzamiento de bienes contra los empresarios Pedro Olabarría, Luis y José Ignacio Romero y Modesto González Mestre.

Alberto Sáenz nunca ha entrado en prisión porque la pena es menor de dos años y no tiene antecedentes penales. Para evitar el cumplimiento de la sentencia del Supremo, Sáenz recurrió el pasado mes de marzo de 2011 al Tribunal Constitucional bajo los argumentos de que se habían vulnerado sus derechos fundamentales.

El Alto Tribunal aseguró, por aquél entonces, que no “existían razones de justicia o equidad” para que se concediera el indulto. Fue entonces cuando la decisión final volvió a recaer sobre el Gobierno Zapatero, que finalmente optó por revalidar el indulto.

El proceso que va a seguir ahora el proceso, es idéntico. Sáenz podrá recurrir el indulto ante el Constitucional, que decidirá si existen o no razones para el indulto. Sin embargo, la última palabra la tiene el Gobierno, esta vez dirigido por un Mariano Rajoy acorralado por una nube de escándalos, entre ellos uno que está tomando cada vez más polémica, los indultos.

ZAPATERO NO PACTÓ EL INDULTO A SÁENZ CON EL PP

Lo cierto, es que cuándo Zapatero indultó a Sáenz, el por entonces ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui reconoció en una entrevista que el indulto no fue pactado con el PP, ya que el propio Mariano Rajoy "mostó estar de acuerdo".

Sin embargo, las palabras de Jáuregui contrastaron con las que la secretaria general del Partido Popular, señaló el 28 de noviembre de 2011. Ese día María Dolores de Cospedal aseguró que el Gobierno en funciones (de Rodríguez Zapatero) había avisado "por escrito" al partido liderado por Mariano Rajoy de que no le iba a informar sobre las decisiones que vaya a adoptar en estas últimas semanas en materia de indultos (entre ellos el que apuntaba al número dos del Banco Santander).

El indulto que hace un año y medio, anuló la sentencia que caía sobre Sáenz, unca fue valorado por la cúpula del Partido Popular.

AHORA EL PP, PARTIDARIO DE REVISAR LOS INDULTOS

El portavoz del Partido Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, se mostró hoy "muy partidario" de que los indultos que concede el Gobierno "se puedan revisar", como acaba de hacer el Tribunal Supremo al anular el que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero concedió al final de su mandato al banquero Alfredo Sáenz.

Alonso se manifestó así en rueda de prensa minutos después de que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Supremo diera a conocer que anula parte del indulto concedido al consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, porque entiende que el Gobierno de Zapatero se excedió en sus funciones al conmutarle la condena de inhabilitación.

"Lo he conocido un minuto antes de entrar aquí", adujo Alonso como argumento para no entrar a valorar el fondo de la decisión. "En cuanto a los indultos, yo soy muy partidario de que eso se pueda revisar o que sean motivados o sea en un ámbito muy circunscrito".

Asimismo, el portavoz del PP aseguró que le "consta" que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene "en estudio" esta cuestión para tratar de concretar el método y los casos a la hora de conceder un indulto.