Noticias

Inversis: “Esperamos una bajada de tipos de interés del BCE para diciembre”

Pese a dejar estables los tipos de interés de la zona euro, el presidente del BCE ha anunciado un nuevo programa de compras de cédulas hipotecarias, bajo la denominación de CDBB2. Esta operación, que tiene una valoración de 40.000 millones de euros, dará comienzo en el mes de noviembre para terminar once meses después, en octubre de 2012. Como señala Daniel Aymerich, esta no es una medida nueva: Entre 2009 y 2010, el BCE ya realizó un programa similar de compra de cédulas, aunque entonces el importe fue de 60.000 millones de euros. Todo ello constituye la última aportación a la economía del euro de Trichet, que será sustituido en breve por el italiano Mario Draghi. Daniel Aymerich comenta que el economista francés se ha mantenido bastante fiel a su política durante estos años de mandato. Ahora, dice Aymerich, “hay una cambio, un relevo, y es dificil saber que efecto tendrá este cambio en futuras decisiones”.

 

Algo que sí está entre las previsiones de Inversis Banco es una bajada de tipos de interés en la próxima reunión que mantendrá el BCE en el mes de diciembre. También esperan en la firma que la inflación finalice el ejercicio por encima del 2% en la zona euro, en contra de las expectativas de Trichet, quien ha mantenido siempre su voluntad de dejar esta tasa cerca, pero por debajo, de ese 2%. De cualquier modo, Aymerich coincide con el todavía presidente del BCE al esperar que con el cambio de ejercicio esa inflación vaya poco a poco disminuyendo.

 

En el caso de que esta bajada del precio del dinero sí se produjera en diciembre, en Inversis Banco recomendarían incrementar el riesgo en las carteras de cara al medio plazo. A la espera de que esta rebaja suceda o no, Daniel Aymerich valora positivamente la compra de cédulas y la barra libre de liquidez para los bancos a largo plazo por parte de la máxima institución económica europea. Según el experto, los efectos de estas medidas son “positivos, inmediatos y concretos”, y constituyen el primer paso para sacar adelante la economía del euro.